Las mutualidades advierten de las posibles consecuencias sobre la modificación del copago a los jubilados
- Tanto MUGEJU como MUFACE han advertido que afectaría a los mutualistas en activo y a sus beneficiarios que tendrían que pagar más por sus medicamentos


- CSIF lleva años reivindicando la eliminación del copago farmacéutico de los jubilados y la equiparación de su situación a la de los jubilados del Régimen General de la Seguridad Social con el objetivo de conseguir una solución viable.


- Durante esta pandemia CSIF está abanderado la defensa de la protección a la salud y de los derechos de los mutualistas
17 de Febrero de 2021

Recientemente, la MUGEJU ha advertido que, esta propuesta “entre otras cuestiones tropieza con algunas cuestiones como que conlleve un análisis sobre la necesidad de realizar una equiparación con el Régimen General en el todo”. Es decir, que un cambio en este sentido, podría afectar también los mutualistas en activo y a sus beneficiarios e incluso al propio sistema del mutualismo administrativo.

Esta circunstancia ha sido puesta de manifiesto, también, por MUFACE. En total alrededor de un millón de empleados/as públicos/as en activo y casi otro millón de beneficiarios podrían, por ejemplo, ver incrementada su factura farmacéutica puesto que lo que está detrás de todo este asunto es, también, la sostenibilidad del sistema que se basa en unos equilibrios muy concretos y que cualquier cambio en un extremo de la balanza debería ser compensado en el otro para mantener ese equilibrio.

No se trata de desistir en el objetivo de que los mutualistas jubilados puedan ver equiparada su situación con los jubilados del régimen general. Pero si la solución fuera tan sencilla como pedir un cambio legal que, sin más, declare la modificación de ese copago, ya estaría presentada en el Congreso desde hace años. El hecho cierto es que la necesidad de llegar previamente a una solución equilibrada como se plantea desde las Mutualidades podría acarrear efectos colaterales indeseados para millones de empleados y empleadas públicas como reconocen las mutualidades.

CSIF da la bienvenida a esta reivindicación a los sindicatos que se han sumado a la campaña de recogida de firmas, pero les invita a que informen sobre todas las cuestiones que pueden verse afectadas por la misma tal y como reconocen las mutualidades. No obstante, es especialmente sorprendente la actuación de staj, que se supone que estas cosas las tiene que saber pues mantiene representantes en los órganos de control de la MUGEJU. No parece muy coherente que, mientras mantiene una posición dentro de la MUGEJU, , se preste a campañas como la recogida de firmas para cambiar la ley sin considerar las posibles consecuencias para otros colectivos como los mutualistas en activo y sus beneficiarios o para el conjunto del sistema que la propia MUGEJU reconoce como posible.

En este sentido, CSIF recuerda que este sindicato es el que avaló el golpe a la democracia interna de la MUGEJU aceptando, sin más, y porque les daba una representación que nunca habían tenido en la MUGEJU por los votos de los mutualistas, las designaciones realizadas por el Ministerio de Justicia para ser miembros de los órganos de control tras la reforma de 2019.

El objetivo de esa reforma era y es acallar las voces críticas pasando a un sistema de designación digital de los miembros de los órganos de control por parte del Ministerio. A pesar de ello CSIF ha seguido y sigue defendiendo el mutualismo administrativo.

Así, frente al silencio y la inacción de los órganos de control y de sus miembros, durante esta pandemia CSIF está abanderando la defensa de la protección a la salud de los mutualistas en cuestiones tan sensibles como la realización de pruebas PCR y los problemas en los protocolos COVID en las entidades privadas, los problemas y retrasos en el pago de prestaciones o, ahora, exigiendo que se priorice en la segunda fase de vacunación al personal del servicio esencial de la Administración de Justicia.