El Ministerio recoge algunas propuestas de CSIF en su resolución sobre salud laboral, pero no es suficiente
CSIF JUSTICIA ya remitió el pasado sábado alegaciones al documento presentado ayer y que es muy mejorable y aprovechará el plazo dado por el Ministerio para aportar nuevas medidas y defender las ya propuestas.
24 de Marzo de 2020

El pasado sábado CSIF remitió alegaciones a este documento como ya os informamos en esta web. No obstante, para CSIF la resolución, que es aplicable a toda la Administración de Justicia, es muy mejorable y aprovechará el plazo dado por el Ministerio para aportar medidas más concretas.

Para CSIF, la resolución sobre cálculo de los servicios mínimos dictada ayer, va en la buena dirección, aunque seguimos defendiendo que el sistema de disponibilidad, salvo en los servicios de guardia, es la mejor medida para la protección de la salud laboral y para la consecución del fin.

Se reconoce en la resolución, la necesidad de dotar de medios de protección, incluidas las mascarillas en algunos casos. No obstante, para CSIF, además de reconocer esa necesidad de dotar de medios de protección, hay que incrementar el ritmo de suministro y dotar efectiva y realmente a todas las sedes abiertas y a todo el personal que preste servicios esenciales, de los medios de protección adecuados tales como guantes, geles, jabón, mamparas móviles pantallas faciales etc… que impidan el contagio del virus. En el documento, además, se insiste tal y como pedíamos, en la necesidad de la limpieza y, en especial, de aquéllos lugares y elementos de uso común. (pomos, botones de ascensores, interruptores, lavabos etc…). No obstante, para CSIF hay que buscar sistemas de control para que ambas cuestiones se cumplan y mejorar la protección de la salud laboral. Por eso CSIF va a seguir insistiendo en dos tipos de mejoras:

En primer lugar, las medidas aprobadas no tienen en cuenta el dato de que el 80% de los casos positivos son asintomáticos. Para CSIF, la única forma de prestar los servicios esenciales de forma segura es descartar los positivos propios. Por este motivo, ya hemos solicitado que se incluya al personal disponible para realizar los servicios esenciales en los programas de práctica de test COVID-19.

En segundo lugar, la resolución establece un sistema muy farragoso de información y comunicación que debería mejorarse y simplificarse:

  • En todo caso, ante un positivo o una sospecha de positivo deben adoptarse medidas especiales de desinfección y acordarse, por seguridad, el cierre de la sede por el tiempo que sea necesario para realizar estas tareas.
  • En la recogida de datos debe contemplarse no sólo los positivos sino aquéllos sospechosos de positivos. Y en caso de contacto establecerse medidas de cuarentena y aislamiento.
  • La información sobre positivos y casos sospechosos debe realizarse de forma directa y la comunicación a los posibles contactos de forma oficial. Una forma sería canalizar directamente esta información a través de las Gerencias y que llegara en tiempo real al Ministerio que se encargaría de informar a la Comisión de seguimiento estatal y al resto de instituciones. Por otro lado, las Gerencias deberían ser las encargadas de comunicar a los posibles contactos esos casos para que adopten medidas.
  • Hay que establecer un sistema único de recogida de datos y difusión de información. Debe establecerse un teléfono y/o dirección de correo electrónico y un espacio en la web del Ministerio para recibir la información o desde la que se pueda difundir. El espacio de trabajo es único con independencia de los Cuerpos que ejerzan sus funciones en ellos y la salud laboral afecta a todos ellos por igual.
  • Los servicios de prevención, los comités de seguridad y salud y los delegados de prevención deben formar parte de ese sistema de información.
  • Debe darse a conocer la información sobre los planes de desinfección de centros, así como de las actuaciones de desinfección bajo demanda.

CSIF va a seguir luchando por evitar el riesgo de contagio en la Administración de Justicia. No podemos dejar de recordar que el principal agente de prevención del virus somos nosotros mismos y que debemos seguir las recomendaciones de higiene contempladas en esa resolución, así como las publicadas por la autoridad sanitaria.