CSIF reivindica el papel de los farmacéuticos y farmacéuticas para garantizar la seguridad en la atención que se presta desde el sistema sanitario público
ACTUALIDAD | SANIDAD
25 de Septiembre de 2023
  • Con motivo del Día Mundial del Farmacéutico/a, la central sindical reclama un mayor reconocimiento a estos profesionales que suman en torno a 650 en Andalucía y cuya labor es imprescindible a la vez que desconocida

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios, primera fuerza sindical multiprofesional del Servicio Andaluz de Salud, reclama un mayor reconocimiento para los farmacéuticos y farmacéuticas andaluces. Con motivo de la celebración este lunes del Día Mundial del Farmacéutico el presidente del Sector de Sanidad de CSIF Andalucía, Victorino Girela, ha destacado la gran labor que desarrollan estos profesionales para garantizar la seguridad en la atención que se presta desde el sistema sanitario público.

Este colectivo que suma en torno a los 650 efectivos entre las tres categorías existentes, mantiene una vinculación muy estrecha con la salud pública, no sólo desde el área del medicamento, sino también en la protección de la salud a través de la vigilancia y el control de los agentes físicos, químicos y biológicos presentes en los alimentos y en el medio, que puedan repercutir negativamente sobre la salud de las personas.

En el ámbito de los hospitales del SAS, son unos 180 los facultativos especialistas de área en Farmacia Hospitalaria los encargados de atender a los usuarios en sus necesidades farmacoterapéuticas, a través de la selección, preparación, control y dispensación de medicamentos, así como otra serie de actuaciones orientadas a conseguir una utilización apropiada y segura de los medicamentos y productos sanitarios, siempre en beneficio de los usuarios de este ámbito.

Los farmacéuticos de Atención Primaria del SAS, un colectivo que incluye a un centenar de efectivos integrados en las distintas áreas de salud y distritos sanitarios, desempeñan un papel fundamental en el uso adecuado de los medicamentos profesionales. Son ellos los que posibilitan una información objetiva de los mismos y los evalúan, al tiempo que ofrecen el máximo apoyo a los profesionales de la salud y gestores de este ámbito asistencial. Después de 30 años en los que han tenido distintas denominaciones, estos profesionales han evolucionado hacia una integración en los equipos asistenciales de los centros de salud con una orientación más clínica centrada en el paciente.

Por último, a las dos categorías anteriores se unen los 360 farmacéuticos del cuerpo A4 quienes se encargan, junto a los veterinarios, de velar por la seguridad alimentaria, así como de la vigilancia y control de las aguas de consumo humano que llegan a todos los hogares o la investigación de brotes ambientales causados por algún tipo de bacteria, como la legionela y las alertas químicas que puedan generarse.