CSIF pide que el ‘síndrome del trabajador quemado’ (‘burnout’) y otros trastornos mentales se consideren enfermedad profesional
- La Organización Mundial de la Salud incluyó en 2019 esta dolencia en su catálogo de enfermedades profesionales
- CSIF también reclama al Ministerio de Trabajo la creación de un registro nacional de casos de acoso en España
13 de Enero de 2023

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, ha enviado una carta a la ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, pidiéndole que incluya el ‘síndrome del trabajador quemado (‘burnout’) en el cuadro de enfermedades profesionales. También pide el mismo tratamiento para otros trastornos mentales y del comportamiento, como el estrés postraumático y ansiedad o depresión que tengan su origen por la actividad laboral, siguiendo la recomendación de la Comisión Europea y de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en 2010.

En la carta, CSIF recuerda a Díaz que la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera el ‘síndrome del burnout’ como enfermedad profesional desde mayo de 2019, y que estableció un plazo de 18 meses para que los países lo incorporaran en sus respectivos catálogos nacionales.

El sindicato presidido por Miguel Borra recuerda además que es la segunda vez que hace esta petición, y lamenta que nuestra legislación siga sin incluirlo casi cuatro años después de la decisión de la OMS, “lo que supone un perjuicio irreparable para las personas trabajadoras que padezcan esta patología”.

CSIF califica además de “inexplicable e incomprensible la tardanza” del Ministerio de Trabajo en catalogar el ‘síndrome del burnout’ y otros trastornos del comportamiento como enfermedades profesionales, a pesar de los graves problemas de salud mental entre la población en activo.

En este sentido, denunciamos que en España “existe una infradeclaración y no reconocimiento de enfermedades profesionales, siendo un perjuicio para el profesional y para el sistema público de salud, ya que asumen los costes que tendrían que asumir las mutuas de accidentes de trabajo y enfermedad profesional colaboradoras de la Seguridad Social”.

Creación de un registro nacional de casos de acoso laboral

Por otra parte, CSIF también reclama la creación de un registro nacional de casos de acoso en España, de la misma forma que se reconocen los accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, y que se establezcan medidas de actuación para prevenir y proteger a víctimas frente a la violencia, y para corregir el comportamiento de personas acosadoras o violentas. De hecho, el 57 por ciento de los trabajadores/as se ha sentido acosado psicológicamente en los últimos seis meses, según una encuesta de percepción de acoso laboral realizado por el sindicato en 2020.

Por último, CSIF recuerda que el 25 de mayo entra en vigor en España el Convenio de la OIT sobre la eliminación de la violencia y el acoso en el mundo del trabajo. En este sentido, consideramos que la creación del mencionado registro nacional sería un paso muy importante para conseguir la plena efectividad del citado Convenio.