La nueva LOSU desregula y fragmenta el sistema universitario al otorgar a las CC.AA. competencias sobre la organización de los centros
- CSIF denuncia que la tramitación de la ley “no se ha centrado en temas vitales, como la financiación, precariedad de las plantillas o la carrera académica”
21 de Diciembre de 2022

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas, denuncia que la Ley Orgánica del Sistema Universitario (LOSU), aprobada por el Congreso, desregula y fragmenta el sistema universitario porque concede a los centros y comunidades autónomas la capacidad de decidir en temas fundamentales como la gobernanza, el desarrollo de ciertas figuras de profesorado laboral o las acreditaciones.

CSIF advierte además que el Ministerio de Universidades, las CC.AA. y las propias universidades tendrán que habilitar un “muy largo periodo de adaptabilidad” a través de decretos y reglamentos, lo que demorará la puesta en marcha de medidas necesarias que no admiten más dilación, como la renovación y rejuvenecimiento de las plantillas.

Denunciamos que durante la tramitación del texto -que ahora continuará en el Senado- “se haya desviado la atención hacia temas” como el derecho al paro académico, los colegios mayores, el fomento de lenguas cooficiales o quien puede ser rector, en lugar de priorizar en “asuntos vitales para el sistema universitario español, como la financiación, la carrera académica, la precariedad de las plantillas o la conexión entre sociedad y economía”.

El sindicato presidido por Miguel Borra también lamenta que los grupos parlamentarios hayan obviado las enmiendas que CSIF les trasladó para mejorar la redacción de la LOSU. No obstante, confiamos en que las retomen cuando la LOSU continúe su tramitación en el Senado. Algunas de estas enmiendas piden la mejora y actualización del desfasado sistema retributivo del Personal Docente e Investigador (PDI) con el incremento de los niveles profesionales, el aumento de 120 a 180 el número máximo de horas lectivas que el profesorado asociado pueda impartir por curso académico y el aumento de la financiación pública universitaria del 0,8 por ciento actual del PIB al 1,5 por ciento, más acorde con la media de la UE, entre otras.

Por último, recordamos que la LOSU carece de Memoria Económica y de cualquier detalle sobre su financiación por lo que, al carecer de financiación estatal, serían las comunidades autónomas las que sufraguen los gastos aumentando así su deuda.