CSIF pide al Congreso reforzar la lucha contra la precariedad en la nueva Ley de Universidades
- Presentamos nuestras enmiendas a la LOSU para mejorar la carrera académica y por un aumento de la financiación
08 de Septiembre de 2022

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, ha trasladado a los grupos parlamentarios un documento con propuestas y enmiendas para su defensa en la tramitación del proyecto de Ley Orgánica del Sistema Universitario (LOSU), que comenzará en breve en el Congreso de los Diputados.

CSIF defiende que la redacción actual del texto tiende al desmantelamiento de los cuerpos docentes universitarios y fomenta la laboralización de las plantillas, lo que reducirá derechos y expectativas entre el Personal Docente e Investigador (PDI) para consolidar una carrera profesional. También reclama una financiación más ambiciosa para la educación universitaria.

En concreto, el sindicato presidido por Miguel Borra ha trasladado a las diferentes formaciones políticas las siguientes enmiendas a la redacción actual de LOSU:

  • Mejora y actualización del desfasado sistema retributivo del PDI con el incremento de los niveles profesionales y la eliminación de las desigualdades con respecto a otras administraciones.

  • Aumento de 120 a 180 el número máximo de horas lectivas que el profesorado asociado pueda impartir por curso académico. CSIF advierte que, con el texto actual, este colectivo reducirá sensiblemente unas retribuciones que ya son bastante bajas.

  • Provisión de puestos de personal técnico, de gestión y de administración de servicios que se realizará mediante oposición y concurso-oposición, ya que la fórmula actual (solo concurso) no se adapta a la normativa y no respeta los principios de igualdad, mérito y capacidad.

  • Eliminar que la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA) autorice, previo convenio, el desarrollo de la evaluación de méritos y competencias por parte de las agencias de calidad autonómicas, en el acceso a los cuerpos docentes universitarios. CSIF advierte que la ausencia de un marco común genera problemas de equidad y homologación.

  • Aumento de la financiación en educación pública universitaria del 0,8% actual del PIB al 1,5%, más acorde con la media de la UE. Muchas universidades públicas españolas han visto reducida su financiación un 20% en la última década.

  • Eliminar el déficit democrático que supone que un tercio de los miembros del Consejo de Gobierno sea designado por el rector o rectora de cada Universidad.

  • Creación de un apartado específico para la carrera de las figuras postdoctorales, ya que la actual redacción de la LOSU obvia a este colectivo profesional y torpedea la línea de flotación de calidad presente y futura del modelo universitario.

Por último, CSIF considera que la LOSU es tan solo “una ley de mínimos”, por lo que el Ministerio de Universidades tendrá que habilitar un largo período de adaptabilidad a través de Decretos y Reglamentos. Creemos que con la excusa de la diversidad, se romperá la igualdad y el marco común básico: cada universidad y cada comunidad autónoma decidirán a su modo en temas claves como la gobernanza, las acreditaciones o el desarrollo de ciertas figuras de profesorado laboral. En este sentido, CSIF ha emplazado a los grupos parlamentarios a reunirse con el sindicato para explicarles estas enmiendas antes de que concluya el plazo de presentación.