El borrador de la Ley de Universidad rompe la equidad entre comunidades autónomas
10 de Mayo de 2022

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, considera que el nuevo anteproyecto de la reforma universitaria impulsada por el ministro Joan Subirats corre el riesgo de romper la homogeneidad entre universidades y comunidades autónomas creando de esta manera 50 sistemas distintos, si cada una regula el proyecto normativo de manera diferente.

Para CSIF, el nuevo texto deja en el aire muchos temas que antes quedaban regulados, y que ahora se dejan abiertos y pendientes de futuras normativas. Este es el caso, por ejemplo, de los órganos colegiados (composición, duración del mandato o número de componentes), cuya regulación queda supeditada a futuros estatutos.

Asimismo, desde CSIF vemos un déficit democrático en el enfoque de la gobernanza (un tercio de los miembros del Consejo de Gobierno serán elegidos por el Rector o Rectora) y nos preocupa la laboralización y precariedad de las plantillas.

En este sentido, se potencian las figuras laborales frente a la disminución del PDI funcionario que planteaba el texto de Castells. Además, del tope del 20% del PDI laboral temporal se excluye ahora al profesorado asociado de Ciencias de la Salud y el profesorado ayudante doctor.

A priori, también nos resulta problemático que la Agencia Nacional Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA) pueda acordar, mediante convenio, la evaluación de los méritos y competencias para el acceso a los cuerpos docentes universitarios con las agencias de calidad autonómicas.

Por otro lado, desde CSIF valoramos de manera muy positiva las propuestas y el tratamiento de los temas de igualdad de género, medioambientales, de inclusión, discapacidad, ciencia abierta y ciencia ciudadana, así como los apartados de investigación y empresas basadas en el conocimiento.