CSIF prepara movilizaciones en la Seguridad Social para denunciar el retraso en las prestaciones y la falta de personal
- La situación crítica del organismo compromete el Escudo Social del Gobierno: el pago de prestaciones se retrasa ya hasta los 4 meses, en el momento más grave de la crisis económica que atraviesa España
- CSIF exige una reunión urgente al Gobierno para abordar la repercusión de la crisis en las Administraciones Públicas

07 de Abril de 2022

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato mayoritario en la Administración General del Estado, prepara movilizaciones en la Seguridad Social para denunciar el retraso en la gestión de las prestaciones como consecuencia de la falta de personal.

Tras las denuncias sindicales sobre la situación de este organismo, el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá nos convocó para mañana, viernes, con el fin de abordar la situación de gravedad que él mismo ha reconocido. Sin embargo, el ministro nos ha vuelto a dar plantón y nos vemos obligados a preparar movilizaciones.

En los últimos meses, con motivo de la crisis, las listas de espera para ser atendido se sitúan en los tres meses y el cobro de prestaciones se retrasa una media de 3-4 meses desde que se realiza la solicitud. Por su parte, la plantilla de la Seguridad Social tiene un déficit de 7.468 puestos de trabajo (hay 24.298 personas pese a que las plazas reconocidas en la RTP son 31.766).

Además, en el plazo de 5 años se jubilará el 28,5% de la plantilla actual, mientras que y en 10 años se jubilará un 36,08% adicional; es decir, casi dos tercios de la plantilla actual, por lo que el organismo colapsará. Por eso se hace necesario un plan de choque con la contratación urgente de personal interino, dado que las ofertas de empleo público tardan una media de 2 años en resolverse.

Ante esta situación, CSIF considera que, el denominado Escudo Social del Gobierno, se ve seriamente comprometido en uno de los peores momentos económicos de los últimos años, ante la escalada de los precios, la crisis energética y la desaceleración.

Desde CSIF manifestamos nuestra preocupación por la crisis energética, la escalada de los precios, la situación económica española y el empobrecimiento de las personas trabajadoras. Por ello, consideramos que se debe planificar una respuesta para proteger a nuestras administraciones públicas y que ciudadanos y empleados públicos no salgan perjudicados de esta situación ante eventuales recortes. Exigimos una reunión urgente con el Gobierno para abordar la repercusión de la crisis en nuestras administraciones públicas.

Mientras tanto, CSIF ha iniciado una ronda de contactos con formaciones políticas para promover un acuerdo que blinde a administraciones y servicios públicos ante las medidas económicas que previsiblemente se van a adoptar.

En su momento, ya señalamos que los fondos europeos para la reconstrucción deben servir para apuntalar los cimientos de nuestras administraciones, garantizar la calidad de los servicios públicos y paliar las necesidades estructurales de las administraciones públicas.

En todo caso, consideramos urgente realizar un plan de recursos humanos para reforzar ámbitos clave de nuestro Estado del Bienestar (Sanidad, Educación, Servicios Sociales, Justicia), así como áreas sensibles como el SEPE, la Inspección de Trabajo, la Seguridad Social, Fomento, Comunicaciones, Investigación, entre otros). En definitiva, planteamos un plan siendo conscientes de que nuestras administraciones y servicios públicos se han visto mermados y debilitados tras años de recortes y debemos garantizar las ofertas de empleo público.