CSIF reclama a Sanidad 4.000 millones de euros y más de 38.000 profesionales para reforzar la Atención Primaria
- Sanidad rechaza dedicar más inversión y personal para nuestros centros de salud
- Reivindicamos medidas excepcionales para afrontar la llegada de refugiados de Ucrania
16 de Marzo de 2022

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, reclama al Ministerio de Sanidad 4.000 millones de euros y más de 38.000 profesionales para reforzar la Atención Primaria.

CSIF, en la primera reunión del Grupo de Trabajo de Atención Primaria (AP) de la Mesa del Ámbito para abordar el Plan de Acción de AP 2022-2023 y que llega con un año de retraso, ha exigido, además, medidas excepcionales para coordinar el acceso de las personas refugiadas de Ucrania a nuestro sistema sanitario. Sin embargo, el Ministerio sigue cerrando la puerta a un refuerzo de la AP, sin ofrecernos ni alternativas de inversión ni propuestas para crear más empleo, por lo que esta reunión ha sido decepcionante.

Desde el sindicato, hemos propuesto un dispositivo especial para afrontar la llegada de estos refugiados y que refuerce las plantillas del Sistema Nacional de Salud (SNS) para mejorar el nivel de calidad en la asistencia y las condiciones laborales. El Ministerio no ha preparado, hasta el momento, ningún plan ni medidas urgentes de actuación.

La Atención Primaria necesita una financiación acorde a las necesidades reales y que cubra las deficiencias actuales, como se ha puesto de manifiesto durante la pandemia, y para implantar el Marco Estratégico y el Plan de Acción para la AP 2022-23 hacen falta al menos 4.000 millones de euros, tal y como hemos planteado al Ministerio.

Según un estudio realizado por CSIF, la AP requiere estos 4.000 millones de euros, de los que 1.600 millones deben destinarse a implantar el Marco Estratégico; 1.300 millones a equiparar los recursos humanos de Medicina y Enfermería a la media de la UE; 1.100 millones a subsanar el déficit estructural existente y para la dotación del resto de categorías, que permita alcanzar las ratios de la UE (TCAEs, matronas, fisioterapeutas, trabajadores sociales, personal administrativo…).

El presupuesto de 176 millones de euros destinado a la implementación del Plan de Acción de Atención Primaria en los Presupuestos Generales está muy lejos de las necesidades reales, como reivindicamos en las enmiendas realizadas por CSIF, y el Ministerio debe asumir la situación.

La Atención Primaria no puede seguir esperando más y se encuentra al borde del colapso. Hacen falta soluciones para resolver los problemas de financiación, planificación y organización y que repercuten gravemente en las condiciones laborales de sus profesionales.

Advertimos de que faltan 9.500 profesionales de Medicina de Familia y otros 28.217 de Enfermería en Atención Primaria. Por esta razón, la Mesa del Ámbito de Negociación debe acordar el desarrollo normativo del Plan de Acción de AP 2022-2023, las necesidades de RRHH y las condiciones laborales de los profesionales de AP incluidos en este Plan y la adaptación del Estatuto Marco del personal estatutario de los servicios de salud a la nueva Ley de Temporalidad aprobada en 2021.

Por otra parte, respecto al problema de la temporalidad en el empleo en la Sanidad, CSIF se reservará su derecho de emprender acciones legales si no se culmina la negociación para la trasposición de la normativa sobre temporalidad en las administraciones públicas, aprobada el año pasado.

Desde CSIF, planteamos, entre otras reivindicaciones:

  • Plan de Recursos Humanos específico para AP y estudio por parte del Ministerio de necesidad de profesionales, delimitar competencias y funciones del personal que trabaja en AP para garantizar eficiencia y calidad asistencial.
  • Creación de marco retributivo homogéneo parar todas las categorías profesionales en AP y financiación acorde a las necesidades reales.
  • Definir medidas organizativas, de tiempo y formación que permitan asumir el aumento de la capacidad resolutiva de AP.
  • Formación continuada en horario laboral, la mejora en la accesibilidad, la participación en la gestión clínica de procesos y la atención domiciliaria no pueden conllevar en ningún caso un aumento de la jornada laboral de profesionales que trabajan en AP.
  • Concursos de traslados abiertos y permanentes con todas las plazas vacantes para garantizar la movilidad de profesionales del SNS.
  • Creación de bolsas específicas para la cobertura de sustituciones en AP, dentro de una estrategia diferenciada para contratación en zonas de difícil cobertura. Los méritos correspondientes a los servicios prestados en este periodo serán objeto de cómputo bonificado y dichas plazas deberán ser publicadas e identificadas en cada servicio de salud.
  • Garantizar la reacreditación y acreditación continua de Unidades Docentes además de favorecer el incremento de las mismas para garantizar la calidad formativa del personal en Formación Sanitaria Especializada (FSE), incluir medidas específicas para el reconocimiento de la figura de tutor/a, también retributivas, y en ningún caso se establecerán medidas punitivas al personal docente.
  • Aumento de plazas de FSE de Medicina y Enfermería Familiar y Comunitaria, creación de las nuevas especialidades de Medicina y Enfermería, en la línea de las alegaciones presentadas por CSIF al RD de Especialidades y Financiación en investigación I+D+i entre el 2 y 3% del PIB para equipararnos a países de nuestro entorno.