Las oficinas de empleo público ultiman su reapertura al público con miles de ERTES aún sin resolver
- La Sanidad solo contrató a 30.517 profesionales, entre marzo y mayo, frente a los 50.000 prometidos para afrontar el COVID-19
02 de Junio de 2020

Las oficinas del Servicio Público de Empleo Estatal ultiman su apertura al público, previsiblemente a principios de la semana próxima, con miles de expedientes aún por resolver de los procesos de regulación de empleo temporal, a los que se suma la nueva prestación para empleadas del hogar por falta de actividad y las prestaciones individuales ordinarias.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, ha trasladado a los responsables del SEPE su preocupación ante esta situación de vulnerabilidad que padecen miles de personas, cuya angustia e incertidumbre se trasladará sin duda a las oficinas del SEPE y a los profesionales que las atienden. Reclamamos por tanto garantías de seguridad en todas las oficinas además de las pertinentes medidas de higiene y protección sanitaria.

Se da la circunstancia de que el coeficiente de error de los expedientes de ERTE que recibe el SEPE ha subido los últimos días del 11,6 al 14 por ciento. Esto significa que aunque se van resolviendo de manera paulatina los expedientes pendientes, siguen entrando miles de nuevos ERTES con errores y que por tanto se tienen que paralizar para corregirlos.

En respuesta a los requerimientos de CSIF, los responsables del SEPE van a esperar a que se abone la nómina de junio para analizar las incidencias que se pudieran producir, al tiempo que las oficinas de atención al público estén preparadas en materia de protección de riesgos laborales frente al COVID-19.

CSIF insiste en la necesidad de que se refuercen de manera urgente las plantillas ya que las cargas de trabajo del Servicio Público de Empleo Estatal se mantendrán en estos dramáticos niveles durante un prolongado espacio de tiempo, con el consecuente e inevitable retraso que se producirá en la tramitación de las prestaciones.

LA SANIDAD SOLO CONTRATÓ 30.517 PROFESIONALES DE LOS 50.000 PROMETIDOS

Por otro lado, en relación a los datos publicados hoy, CSIF llama la atención en el hecho de que durante los meses de marzo, abril y mayo sólo se contrataron 30.517 profesionales de los 50.000 que prometió el Gobierno al principio de la crisis por el COVID-19. Como señalamos, esta cifra no compensa las bajas por contagios y muestra la precariedad laboral de estos días.

Esta cifra tampoco compensa los 18.320 contratos que se perdieron en la sanidad durante enero y febrero y que sin duda, situaron a la sanidad española en una situación de debilidad respecto a la magnitud de la crisis sanitaria que afrontamos.

Además, la sanidad pública perdió desde ayer a 6.000 efectivos que han terminado su periodo de formación y pasarán a engrosar las listas del paro o a trabajos temporales a través de las diferentes bolsas de trabajo de las comunidades autónomas.

CSIF reclama al Ministerio de Sanidad y a las consejerías autonómicas de Salud que agilicen la toma de posesión del nuevo personal en formación (unas 10.000 personas, previstas inicialmente para el mes de septiembre), así como la contratación urgente de los especialistas que hoy han terminado su periodo de residencia.

Se trata de las especialidades de Medicina, Enfermería, Farmacia, Química, Biología, Bioquímica, Psicología y Física, que no nos podemos permitir el lujo de prescindir de ellas, teniendo en cuenta la situación crítica que afronta nuestro sistema sanitario, con la crisis del coronavirus.