Datos de la Seguridad Social. La Sanidad sólo contrata 7.000 de los 50.000 profesionales prometidos para afrontar el COVID-19 y no compensa las más de 12.000 bajas por contagios
- En enero y febrero ya se perdieron 18.320 contratos en la sanidad. Este mes hay incluso 3.000 contrataciones menos que en marzo del año pasado
- CSIF: El estado de alerta y la posterior reconstrucción del país exigen un plan estratégico de empleo para reforzar los servicios públicos, en unos presupuestos generales consensuados y apoyados por todos los grupos políticos
02 de Abril de 2020

La sanidad española sólo registró 7.085 nuevos contratos en el sector de la sanidad durante el mes de marzo, cifra que contrasta con las 50.000 nuevas incorporaciones que anunció el Gobierno para hacer frente a la presión asistencial, como consecuencia de la pandemia por el coronavirus que azota a nuestro país.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, extrae estos datos de las cifras de la Seguridad Social y exige al Gobierno y a las diferentes administraciones que agilicen estas contrataciones para reforzar la labor extraordinaria que está realizando el personal de nuestros centros sanitarios.

Y es que, pese a la situación de extrema gravedad, se han hecho incluso 3.000 contratos menos de los que se realizaron en marzo del año pasado (en 2019 se hicieron 9.957). Además, se da la circunstancia de que hay más de 12.000 profesionales contagiados y por tanto ‘fuera de juego’

Se da la circunstancia además de que durante los meses de enero y febrero, el sector sanitario encadenó dos meses consecutivos de bajada con 18.320 puestos de trabajo menos en toda España coincidiendo todavía con la campaña de la gripe, el incremento de la presión asistencial y ya en plena crisis por el brote de coronavirus.

CSIF también lamenta las cifras de paro globales conocidas hoy. Ante esta situación excepcional, tendemos la mano para alcanzar acuerdos sólidos, también para la mejora en la calidad del empleo. Ha llegado el momento de repensar nuestro sistema productivo, fortalecer nuestra industria y volver a crear empleo de calidad y cualificado. Por su parte, el sistema financiero debe ser solidario y apoyar a trabajadores y empresas, tras la generosidad que demostró la sociedad española en la anterior crisis económica y en estos momentos de incertidumbre.

CSIF ofrecemos toda nuestra colaboración al Gobierno (y también a los partidos de la oposición que deben sumarse a las medidas) para empezar a diseñar un plan de reconstrucción social y económico a partir de las administraciones públicas, que a la fuerza han de jugar un papel esencial en la reanimación de la economía y del empleo.

El estado de alerta y la posterior reconstrucción deberán ir acompañados de un plan estratégico de empleo. Planteamos analizar los recursos humanos de las administraciones públicas, para que puedan responder a las necesidades de los ciudadanos en este nuevo contexto económico, Se trata en definitiva de ofrecer un servicio de calidad a nuestros ciudadanos: Sanidad, Servicios Sociales, Administración General del Estado, Educación, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado... Porque como no nos hemos cansado de denunciar estos años, se ha desmantelado el Estado del Bienestar. Este plan debería ir incluido en unos presupuestos generales del Estado que cuente con el apoyo de todas las fuerzas políticas.

Nuestros empleados/as públicos están demostrando que son garantes de nuestro Estado de Bienestar y se merecen todo el reconocimiento y la protección de su salud. Por eso, los próximos presupuestos deben reconocer su papel y el sacrificio y esfuerzo que están realizando ahora, pero también antes de la crisis. Entonces, recordamos que sufrieron recortes y una campaña de desprestigio en la que se les cuestionó su labor y su profesionalidad.