CSIF pide que se haga la prueba del COVID-19 a todos los profesionales sanitarios, ya que muchos en aislamiento podrían incorporarse a trabajar
18 de Marzo de 2020

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, ha pedido a las autoridades sanitarias tanto nacionales como autonómicas que den las instrucciones precisas para que, tal y como recomienda la Organización Mundial de la Salud, se haga la prueba del COVID-19 a todas las personas que presenten síntomas y, en especial, a los profesionales sanitarios y personal de residencias de mayores, que están más expuestos al virus.

CSIF entiende que una gran parte de los profesionales de la Sanidad tanto madrileña como nacional que actualmente permanecen en asilamiento por presentar síntomas o haber tenido contacto con infectados, pese a que no se les ha hecho el análisis, podrían reincorporarse a la actividad si la prueba da resultado negativo.

Con ello se contribuiría a paliar la acuciante falta de personal de algunos centros y a evitar nuevos contagios, ya que también se dan casos de infectados asintomáticos a los que no han hecho la prueba y continúan yendo a trabajar. No hay que olvidar que todo contacto sin protección adecuada contagia al resto de compañeros y pacientes.

La situación actual en los hospitales madrileños es cada vez más tensa, tanto por la falta de material como por la falta de efectivos, lo que provoca todo tipo de situaciones. Una de ellas es que hay profesionales deben estar demasiado tiempo con un traje que no transpira. “Los profesionales de las zonas habilitadas para atender el Covid tienen que estar unas 10 horas con los EPIs, algo que no recomienda ningún fabricante porque hay riesgo de deshidratación”, señala África Díaz, delegada de CSIF Sanidad Madrid.

Por otra parte, CSIF rechaza ciertas actitudes de algunos superiores, que amenazan al personal sanitario a su cargo con expedientes disciplinarios por el mero hecho de pedir EPIs. Como ha denunciado este sindicato, muchos trabajadores, ante la falta de material de protección está reutilizando batas, mascarillas o EPIs, desinfectándolo como mejor pueden para que les pueda servir hasta la llegada de nuevo material.

Los equipos de protección en muchos centros están bajo custodia y el Ministerio no responde ante el desabastecimiento, algo que los trabajadores consideran incomprensible. Al mismo tiempo, la exposición del personal (sanitario como de residencias de mayores, centros de menores, etc) es muy alta y cada vez hay más profesionales infectados.