Resultados EPA. Las adm. públicas registran los mayores niveles de temporalidad y envejecimiento de la serie histórica
- El sindicato reclama al nuevo Gobierno un plan de choque para garantizar la sostenibilidad de las AA.PP y mejorar las condiciones laborales
28 de Enero de 2020

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado advirtió hoy de que las administraciones públicas registran un récord histórico en los niveles de temporalidad y envejecimiento de las plantillas.

CSIF valora de manera positiva los datos de creación de empleo y reducción del paro conocidos hoy de la Encuesta de Población Activa (EPA). No obstante, los datos analizados por nuestro sindicato en el ámbito de las administraciones nos hacen dar la voz de alarma.

Una vez aprobada la subida acordada para 2020, CSIF reclama a la nueva ministra de Política Territorial y Función Pública una reunión urgente para diseñar las políticas que necesita este país para garantizar la sostenibilidad de las administraciones públicas, con un plan de choque sobre las plantillas, la agilización de las ofertas de empleo público y de estabilización pendientes y un nuevo acuerdo para la mejora de las condiciones laborales.

Y es que la EPA ha vuelto a constatar que la temporalidad en el empleo público (905.300 empleos, el 27,8 por ciento del total) supera un punto y medio a la que se registra en el sector privado (26,3).

Por otra parte, según los mismos datos, las plantillas de las administraciones públicas registran un total de 925.200 personas con más de 55 años (el 28,4 por ciento del total) y que por tanto se jubilarán previsiblemente a lo largo de los próximos 10 años. Tenemos que invertir esta tendencia si queremos salvaguardar los niveles de asistencia y prestaciones que recibe la ciudadanía.

Por ello, reclamamos al Gobierno que nos sentemos en la mesa a negociar un plan de recursos humanos. Aunque el empleo público ha crecido en el último año en 42.300 personas, todavía arrastramos una pérdida de 53.000 empleos desde el tercer trimestre de 2011, cuando se empezaron a congelar las ofertas de empleo público.