Los continuos fallos en los sistemas informáticos en la DGT impiden el cobro de tasas y multas en toda España
Las caídas continuas en la red informática interrumpen el servicio durante horas y producen la indignación de los ciudadanos
13 de Diciembre de 2016

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, denuncia los continuos fallos en el sistema informático que se vienen produciendo en las últimas semanas en la Dirección General de Tráfico (DGT) y que están ocasionando numerosos problemas e inconvenientes en el trabajo diario de los funcionarios que atienden a los ciudadanos.

CSIF reclamará mañana en una reunión con el Director de la DGT, Gregorio Serrano, que busque una solución urgente a este problema que está perjudicando tanto a empleados públicos como a usuarios.

La caída continua de los sistemas informáticos está impidiendo el cobro de tasas y multas en toda España en muchas Jefaturas Provinciales de Tráfico y que son los encargados de la atención directa a los ciudadanos y empresas.

CSIF viene denunciado desde hace meses que la DGT necesita mejorar su productividad debido a la escasez de personal que forman las plantillas y que se suple por la implementación de tecnologías que, supuestamente, modernizan la gestión de los trámites administrativos en beneficio de los ciudadanos y empresas. Pero esta situación, lejos de ayudar al buen trabajo de los empleados para garantizar un correcto servicio a los usuarios, no hace más que agravar la situación que se traduce en esperas innecesarias, en muchas ocasiones de más de dos horas de incertidumbre, y visitas reiteradas.

Además, debido a esta situación de incertidumbre, los empleados públicos están afrontando numerosas situaciones de nerviosismo e incluso amenazas por parte de ciudadanos que no pueden afrontar el pago de tasas o sanciones por lo que es el clima perfecto para que se desahoguen con los trabajadores que en ocasiones son insultados e incluso agredidos.

Desde CSIF no entendemos cómo los programas informáticos no son estables y sobretodo porque se les está pagando a empresas privadas por un servicio que es evidentemente deficitario, cuyos programas están inacabados y donde resolver un error necesita varios días de espera. Situación, que lejos de modernizar los servicios, obliga en reiteradas ocasiones a los trabajadores a recurrir al trabajo manual que ya se llevaba a cabo hace décadas.