¿Con quién dejo a mis hijos?
▶ Ante la progresiva desescalada, CSIF pide al Gobierno que resuelva esa pregunta para los padres con hijos menores de 12 años

▶ El horario a la carta es un derecho recogido en el Estatuto de los Trabajadores que hasta ahora se han encontrado con muchos problemas

▶ CSIF exige al Gobierno que potencie ya este derecho.


11 de Mayo de 2020

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios, sindicato más representativo en las administraciones públicas, exige al Gobierno una respuesta a esa pregunta que se hacen todas las familias con niños menores de 12 años: ¿con quién dejo a mis hijos? Frente a la desescalada, el sindicato exige reforzar el horario a la carta dada la paulatina reincorporación de los padres con niños menores de 12 años a sus puestos de trabajo. El horario a la carta está vigente desde la reforma del Estatuto de los Trabajadores del 8 de marzo de 2019 y en principio la única restricción que admite es en el caso de que ambos progenitores trabajen en la misma empresa. Sin embargo, en la práctica CSIF constata que no ha sido así e, incluso, en las empresas públicas los trabajadores se han encontrado con problemas al tratar de hacer uso de este derecho. Por lo tanto, CSIF exige al Gobierno que publique ya una fórmula concreta y satisfactoria para abordar la conciliación de los padres en aquellos puestos, en los que no se puede realizar teletrabajo, y que pasa, a juicio del sindicato, por el horario a la carta. La inquietud es máxima como nos trasladan los empleados que ahora no pueden enviar a sus hijos al colegio y que, en principio, después tampoco podrán llevarlos a campamentos de verano ni dejárselos al cuidado de sus abuelos por el problema de contagio que ha generado el COVID-19. CSIF demanda al Gobierno una solución que, en cualquier caso, vaya más allá de reducciones de jornadas o de licencias sin sueldos que no todas las familias pueden permitirse. La solución pasa por el horario a la carta que en numerosas sentencias del Tribunal Supremo ha sido catalogado como "un derecho personalísimo".