Correos Express bate su récord de paquetería con una plantilla diezmada por la pandemia
# CSIF exige a la empresa pública que corresponda el sobreesfuerzo de los trabajadores: subir precio de guardias y horas extras, renovar todos los contratos de obra...

# Las bajas se sustituyen por el personal de ETT que desconocen el oficio

# El sindicato demanda test de COVID-19 y la desinfección periódica de edificios y zonas comunes
14 de Abril de 2020
La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas, denuncia un nuevo récord en el volumen de trabajo en Correos Express, la filial de paquetería urgente del Grupo Correos, durante la pandemia. En una empresa pública, que gestiona cinco millones de paquetes al mes, este número se ha multiplicado desde que se aprobó el Estado de Alarma con una cuota de trabajo por empleado que no se alcanza ni en la Campaña de Navidad y con una plantilla cada vez más mermada por el COVID-19. Mientras tanto, las bajas se sustituyen por personal procedente de ETT (Empresas de Trabajo Temporal) que en muchos casos desconoce el oficio.
CSIF denuncia una situación imposible en Correos Express. A los trabajadores, cada vez que terminan su jornada, se les ofrece realizar horas extras para combatir un volumen de trabajo que, tal y como constata CSIF, es imposible en el horario normal. Pero no sólo eso, sino que el sindicato también exige minimizar riesgos con la renovación adecuada de los EPIs (Equipos de protección Individual), así como la desinfección periódica de los edificios y de zonas comunes así y la realización de test de detección del COVID-19 con carácter urgente.
En una situación excepcional como ésta, el sindicato exige a la empresa que corresponda el sobreesfuerzo que están realizando los empleados. Por ello, CSIF demanda la prórroga automática de todos los contratos de obra y servicio sin excepción; subir el precio de las guardias de 8 horas de 160 a 200 €, así como de cada hora extra (mínimo 20 €); un plus de transporte de 10 € por cada día de trabajo efectivo; un descanso de 10 minutos por cada 2 horas de trabajo así como instaurar, de una vez, un plus de peligrosidad que reconozca el riesgo que corren unos trabajadores a los que les está exigiendo más que nunca durante el Estado de Alarma.