Sanidad ordena a Correos enviar a casa ya mismo a los empleados mayores de 60 años
# Nueva medida que pone de relieve que la situación se complica cada día, cada hora, cada minuto

# Ayer tuvimos la noticia más triste de todas: el fallecimiento de una compañera

# CSIF exige al Gobierno revisar ya mismo la situación de Correos en este Estado de Alarma

# El miedo es real: hay ciudadanos que ya se niegan a abrir la puerta a los carteros
20 de Marzo de 2020

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) anuncia que Correos envía a casa como personal sensible de riesgo a los empleados mayores de 60 años conforme a la orden dictada por el Ministerio de Sanidad. Una medida que explica que la situación se está complicando cada día, cada hora, cada minuto. De hecho, hoy amanecimos en Correos con una tristísima noticia que nos ha amargado aún más el día: el fallecimiento de una compañera de la carteria de Capellades en Catalunya que había sido declarada como personal de riesgo y que ya no está entre nosotros. Qué dolor. DEP, compañera, y los que aquí quedamos te prometemos seguir luchando.

Las cifras están alcanzando una gravedad extrema en Correos, tal y como constata CSIF. Sin ir más lejos, ayer jueves el número de casos positivos era de 199 y el de personal en cuarentena superaba los 600. Unas cifras que obligan a replantearse la situación y a entender que las medidas de protección han tardado demasiado tiempo en llegar a nuestra empresa y que ya ni con ellas puede ser suficiente. Ahora mismo, esa es la pregunta que no puede esperar de ninguna manera. La misma pregunta que CSIF traslada al Gobierno. Maxime temiendo que Correos se convierta en un foco de contagio para la ciudadanía.

De hecho, hay ciudadanos que se niegan a abrir la puerta a los carteros. Hay situaciones en las que no es posible guardar el metro de separación que exige el Real Decreto. El escenario cada día es peor y más cruel. CSIF aboga por poner fin a esta situación tan endemoniada y reclama al Gobierno que vuelva a revisar ya mismo la situación de Correos. Porque, insistimos, está en juego la salud: vuestra salud, nuestra salud. La salud de la ciudadanía. Y esto ya no.