CSIF reitera su solicitud de suspensión de la actividad judicial ordinaria
Esta medida supondría la suspensión de las actuaciones judiciales salvo las urgentes y la suspensión de los plazos procesales y, en consecuencia, supondría una reducción drástica de la afluencia de público y profesionales a los Juzgados.

CSIF insta a las Administraciones competentes a aclarar cómo, cuando, donde y quien debe realizar los servicios mínimos cuanto antes.
14 de Marzo de 2020

Reduciendo la afluencia de público a un lugar cerrado y, en muchas ocasiones, con falta de espacio como son las sedes de la Administración de Justicia reducimos las opciones de contagio del virus que es el objetivo que, las autoridades sanitarias españolas y la propia declaración de estado de alarma, han fijado para ganar la batalla al COVID-19.

Además, esta medida permitiría reducir la actividad judicial a lo estrictamente necesario, reduciendo el personal que se precisa para atender el servicio y teniendo en cuenta que el cierre de colegios y centros de día va a repercutir en el número de efectivos disponibles.

En este sentido, CSIF vuelve a denunciar la falta de coordinación y de información en esta grave crisis sanitaria que ha provocado inquietud, incertidumbre y desconcierto en la Administración de Justicia. La falta de criterios claros y homogéneos, la existencia de tres resoluciones distintas en la mañana del martes (Fiscalía, Consejo y Ministerio) ha provocado una pléyade de iniciativas por todas las sedes judiciales lo que ha provocado la coexistencia de hasta 5 instrucciones o resoluciones distintas destinadas a un mismo ámbito, sede o localidad.

CSIF insta a las Administraciones competentes a que digan cómo, cuándo, dónde y quién realiza los servicios mínimos cuanto antes. Según hemos podido saber en CSIF, el borrador de servicios mínimos que ayer se filtró puede sufrir cambios. De confirmarse su contenido, para CSIF estaríamos ante unos servicios mínimos comparables a los de una huelga y, está claro, al menos CSIF lo tiene claro, que no estamos en una huelga sino en una situación de crisis sanitaria por el rápido contagio de un virus y a punto de conocerse el alcance de las medidas que acompañan a la declaración del estado de alarma.

No obstante, dada la gravedad de la situación, CSIF solicita al Ministerio y las CCAA que, en todo caso, reconsideren el contenido del Real Decreto en el sentido de que la mayor parte de esos servicios esenciales se puedan atender en régimen de disponibilidad.

Sin perjuicio de lo anterior, todo/a aquel/lla funcionario/a que sea designado/a como servicio mínimo deberá acudir al puesto de trabajo. El resto del personal está a disposición de la autoridad competente por si fuera necesario. CSIF exige al Ministerio y a las CCAA con competencias que desde el lunes todos los centros de trabajo cuenten con las siguientes medidas de protección:

  • Que se limpien de forma intensiva todos los centros de trabajo, todos los días.
  • Jabón en los baños e hidrogeles desinfectantes para uso del personal y público.
  • Que el servicio se preste en instalaciones que permitan la separación de dos metros
  • Medidas de separación física en los casos de atención al público.

CSIF exige que se establezcan turnos rotatorios para la atención de estos servicios esenciales y que de esos turnos se excluyan:

  • Al personal con patologías previas o por edad que puedan complicar la evolución del virus en caso de contagio.
  • Al personal al que se haya concedido el permiso de cuidado de hijo menor o de familiar dependiente.

Para terminar, los delegados de CSIF estamos a disposición de todo/a funcionario/a que tenga dudas sobre la prestación de estos servicios mínimos y las garantías de seguridad que ofrece el local o dependencia donde esté trabajando.