El sindicato CSIF denuncia que el 74% del personal del Instituto Nacional de Seguridad Social en Jaén tiene más de 55 años
ADMINISTRACIÓN GENERAL DEL ESTADO
05 de Junio de 2022
  • Además, la Tesorería de la Seguridad Social tiene una media de edad de más de 56 años

  • La central sindical espera que la oferta de empleo público aprobada hace unos días dé la cobertura de efectivos que realmente necesita Jaén

El sector de Administración General del Estado (AGE) de CSIF Jaén, advierte del envejecimiento que sufren las plantillas de la Administración General del Estado en Jaén, en concreto en el Instituto Nacional de la Seguridad Social y la Tesorería General de Seguridad Social.

Según ha tenido conocimiento esta central sindical, el Instituto Nacional de la Seguridad Social en Jaén cuenta con 177 efectivos. De esos, 131, es decir más de 74% tienen una edad superior a 55 años, y 53 funcionarios, lo que supone el 30% de la plantilla total, ya tienen más de 60 años.

Algo similar ocurre en la Tesorería General de la Seguridad Social que cuenta con una media de edad de 56,5 años. Por centros de trabajo, la Tesorería alcanza una media de edad de casi los 58 años, se rebaja a los 56,3 años de media en las Unidades Periféricas de Informática y se sitúa en 55,5 años la edad media en la intervención.

Ante estos datos tan específicos, Miguel González, responsable del sector de AGE en CSIF Jaén, espera que el acuerdo alcanzado con el Ministerio de Hacienda y Función Pública y por el cual se realizará una oferta de empleo público para la Administración del Estado de más de 15.000, garantice el relevo generacional en las distintas oficinas y centro de trabajo de Jaén. Además de este relevo, no podemos olvidar lo infradotadas que se encuentran algunas plantillas, por lo que esta oferta debe dar cobertura a las vacantes de las Relaciones de Puestos de Trabajo. “Por un lado, esta oferta persigue garantizar la adecuada cobertura de efectivos en esta Administración y prestar unos servicios públicos en condiciones óptimas para garantizar los derechos y prestaciones que reclama la ciudadanía, en momentos de incertidumbre económica, y, por otro lado, bajar los niveles de sobresaturación laboral con las que cuentas las oficinas, sobre todo, las que atención al público”.

Asimismo, CSIF valora de manera positiva el acuerdo alcanzado, que pone las bases para afrontar los graves problemas de personal de esta Administración, en ámbitos como la Seguridad Social, que ya hemos detallado, o el Servicio Estatal de Empleo (SEPE), cuyo funcionamiento se encuentra tensionado como consecuencia del volumen de prestaciones que deben atender, la merma en sus plantillas y cuyos profesionales tienen una media de edad de 50 años.

Por último, insistimos en que los empleados públicos arrastran una pérdida de poder adquisitivo superior al 15% y urge negociar ya la subida salarial. El Gobierno debe estar a la altura del esfuerzo realizado por nuestros empleados públicos durante la pandemia para mantener el funcionamiento de los engranajes del Estado y la atención a las prestaciones a la ciudadanía, por lo que CSIF comenzó una campaña de movilizaciones en todas las provincias españolas el pasado día 25 de mayo y que continúa el 22 de junio en las capitales de las diferentes comunidades autónomas.