CSIF CELEBRA EL DÍA MUNDIAL DE LA MEDICINA DE FAMILIA DENUNCIANDO UNA VEZ MÁS LA PRECARIEDAD LABORAL Y EL ABANDONO DE SUS PROFESIONALES
Desde CSIF demandamos más RRHH y materiales, mejora de condiciones laborales y retributivas, adecuación de oferta y demanda de especialistas y que se ponga en valor el gran trabajo que desempeñan nuestros/as profesionales de Atención Primaria.
19 de Mayo de 2022

Hoy 19 de mayo se celebra el día internacional de la Medicina de Familia y desde CSIF queremos denunciar de nuevo la falta de voluntad real para subsanar el déficit crónico que sufre y que continúa recayendo sobre las espaldas de sus profesionales.

Tal como ya hemos visibilizado y transmitido al Ministerio de Sanidad en múltiples ocasiones desde nuestra organización sindical, existe un déficit muy importante de profesionales de medicina familiar y comunitaria (MFyC) en nuestro país, estimándose una necesidad de al menos 9.500 profesionales para garantizar la cobertura de jubilaciones próximas y poder alcanzar los ratios de países de nuestro entorno.

Desde CSIF hemos constatado que continúa existiendo una gran dificultad para cubrir los puestos de difícil cobertura en todo nuestro territorio nacional. El Ministerio de Sanidad se comprometió tras la reunión mantenida en marzo del grupo de trabajo de Atención Primaria, en el seno de la Mesa del Ámbito de Negociación, a definir dichos puestos y a establecer medidas específicas para incentivarlos. Desde CSIF hemos solicitado que se ataje realmente este problema con soluciones efectivas, retributivas y de otra índole, en dichos puestos que no sean cubiertos y/o presenten una elevada rotación de profesionales, que permitan garantizar una asistencia sanitaria de calidad y equitativa en España, y donde la Comisión de Recursos Humanos del SNS establezca anualmente un catálogo nacional con las plazas de difícil cobertura, detallando su número, centro y servicio de salud donde se ofertan.

Desde CSIF también hemos denunciado la inadmisible variabilidad interterritorial que ocasionan las diferentes condiciones laborales y retributivas de profesionales que continúa provocando a su vez una fuga de profesionales de unas regiones a otras, que empeora aún más el escenario actual, donde ya el último informe publicado “Modelo de simulación de médicos especialistas en España 2021-2035” sobre oferta y necesidad de especialistas en España advierte de la necesidad acuciante que tiene nuestro SNS de incrementar el número de profesionales de medicina FyC para una adecuada planificación, considerando a su vez el panel de expertos encuestados que es la especialidad que sufre el mayor déficit de profesionales de nuestro país.

Nuestros/as profesionales de MFyC también están sufriendo más agresiones, tanto verbales como físicas, como consecuencia del aumento de las listas de espera y de las demoras que se están produciendo en la asistencia debido tanto al aumento de la incidencia de Covid-19 actualmente por la séptima ola, a la falta de cobertura de permisos, incapacidades temporales y vacaciones de profesionales, que se están viendo obligados a cubrir al resto de compañeros/as y asumir a su vez agendas interminables y un número muy elevado de citas diarias que no permite garantizar una adecuada calidad asistencial, un exceso de carga burocrática y administrativa, que no se ha resuelto mediante la adopción de medidas organizativas, y que además está suponiendo en muchos casos que se excedan las horas reglamentarias de su jornada laboral, ocasionando un agotamiento físico y mental como consecuencia de dicha sobrecarga, lo cual se prevé empeorará sustancialmente durante los meses estivales si no se pone solución.

En relación a la consideración de Covid-19 como enfermedad profesional, desde CSIF queremos denunciar que se están produciendo casos entre profesionales del SNS donde no se está teniendo ya dicha consideración, lo que nos parece muy grave y una vulneración de derechos que seguiremos defendiendo, dado que son nuestros/as profesionales quienes llevan ya más de dos años en el frente de batalla.

También queremos recordar de nuevo que nuestras plantillas de Atención Primaria se encuentra crónicamente infradotadas, y actualmente en los casos donde se han mantenido los contratos Covid éstos están siendo utilizados para la cobertura de sustituciones y puestos estructurales, y además al no existir profesionales en bolsas de empleo tendrán que verse obligados a cubrir al resto de compañeros este verano para poder garantizar su propio descanso.

Por lo expuesto anteriormente, consideramos necesaria una planificación y financiación de RRHH adecuada y coordinada a medio-largo plazo entre el Ministerio de Educación y de Sanidad, con un incremento de plazas de grados universitarios de todas las ramas sanitarias implicadas y de la oferta de plazas anuales convocadas de FSE.

Además para poner en valor a la Medicina de Familia y darle el lugar que se merece es necesario que los programas formativos de FSE de las especialidades vinculadas a Atención Primaria sean revisados adecuando a su vez los requisitos para la acreditación de Unidades Docentes y que se favorezca un incremento de plazas ofertadas. También consideramos esencial aumentar el periodo de rotaciones por Atención Primaria de las distintas especialidades de FSE, establecer una formación pregrado reglada en APyC y medidas específicas para impulsar que los y las profesionales quieran trabajar en los Centros de Salud y que ayuden a visibilizar la gran labor que realizan los mismos.

Por último, queremos volver a visibilizar que la financiación del Plan de Acción de APyC 2022-2023 se encuentra muy lejos de sus necesidades reales, ya que para alcanzar los objetivos establecidos debería tener un presupuesto acorde que garantice una adecuación de RRHH y una mejora de condiciones laborales de sus profesionales principalmente, cuestión que dicho Plan ni siquiera menciona, ya que todo lo que se salga de ahí no pasará de una declaración de intenciones. Según nuestras estimaciones se necesitarían 4.000 millones de euros (1.600 millones para la implantación del marco estratégico y el plan de acción, 1.300 millones para equiparar los RRHH de Medicina y Enfermería de Atención Primaria a la media de países de la UE y 1.100 millones para subsanar el déficit estructural existente en Atención Primaria y para la dotación del resto de categorías que permita alcanzar los ratios de la UE).

Por todo lo anteriormente expuesto desde CSIF seguiremos acompañando a nuestros/as profesionales de Medicina Familiar y Comunitaria y continuaremos denunciando ante el Ministerio de Sanidad y las Administraciones Sanitarias el abandono en el que se encuentra inmersa nuestra Atención Primaria y reclamando que dejen de hacer oídos sordos y se implanten de una vez por todas las medidas inminentes y necesarias que se precisan para garantizar su calidad y supervivencia.

Nuestra medicina de familia debe ponerse en valor, ya que sin ella nuestro SNS no sería sostenible ni se podría garantizar el estado de bienestar, tanto a nivel de todas las Administraciones como a nivel de la población general y esa es una misión de todos los agentes implicados y una responsabilidad de toda la sociedad en su conjunto.

Ficheros Adjuntos: