CSIF denuncia el desmantelamiento de la escuela pública con la pérdida de 76 unidades de Infantil y Primaria en los últimos tres años en Huelva
ACTUALIDAD|EDUCACIÓN
05 de Octubre de 2022

En el Día Mundial de los Docentes, el sindicato reprocha a la Junta que elimine unidades “de un plumazo” y le pide que aproveche la bajada de la natalidad para reducir la cifra de alumnos por grupo.

El sector de Educación del sindicato CSIF ha denunciado el “desmantelamiento progresivo” de la escuela pública y ha anunciado la puesta en marcha de una campaña para reconocer y dignificar la labor del profesorado con motivo de la celebración del Día Mundial de los y las Docentes, que este año se celebra bajo el lema “La transformación de la educación comienza con las y los docentes”.

CSF ha cifrado en 76 las unidades de la escuela pública que se han perdido en la provincia de Huelva en los últimos tres años en las etapas de Infantil de segundo ciclo y de Primaria. Por este motivo, ha reprochado a la Administración educativa “que utilice como coartada la bajada de la natalidad para eliminar unidades de la pública de un plumazo”. Asimismo, ha apuntado que, según las estimaciones que tiene la organización -ya que la Administración aún no ha facilitado datos fehacientes-, en el presente curso escolar se ha prescindido de más de 270 unidades de Educación Infantil de segundo ciclo en toda la comunidad.

En concreto, CSIF desglosa la pérdida de unidades en la provincia onubense en los últimos tres cursos escolares: 23 se perdieron en el curso 2019/2020; 37 en el 2020/2021 y 16 en el último curso escolar 2021/2022.

En este sentido, desde el sindicato se ha instado a la Junta a aprovechar la bajada de la natalidad para reducir la cifra de alumnos y alumnas por grupo ya que “la ratio media a la que alude la Administración es un concepto trampa detrás del cual hay unidades en zonas rurales con pocos niños y niñas y unidades en zonas de costa que bordean la ilegalidad en cuanto a ratio y superan el 10% adicional que recoge la Ley para escolarización sobrevenida”.

10.000 docentes adicionales

Igualmente, CSIF ha puesto de manifiesto la “necesidad de que se incrementen las plantillas docentes en la escuela pública porque actualmente no son suficientes si aspiramos a la calidad y la excelencia educativa”. Según las estimaciones del sindicato, sería necesarios unos 10.000 docentes adicionales en la comunidad a repartir en las ocho provincias andaluzas.

Precisamente, la bajada de ratios y el incremento de plantilla son los dos elementos sobre los que pivota la campaña “Ahora, más que nunca, orgullosos de ser docentes”, con la que CSIF pretende impulsar la dignificación y el reconocimiento del profesorado andaluz, al tiempo que potenciar la educación pública y universal. Esta campaña se llevará a cabo en medios de comunicación y redes sociales, así como a través de distintos canales de comunicación con la afiliación y con los docentes en general.

Carrera profesional y formación permanente

Pese a admitir que en los últimos años se han dado algunos pasos hacia esa dignificación (como la Ley de Autoridad Pública del Profesorado o los primeros pasos hacia la equiparación salarial), desde CSIF se apunta que “hay que hacer mucho más” en materia, por ejemplo, de promoción profesional, ya que no existe carrera profesional para los docentes en Andalucía. A este respecto, ha denunciado que la Administración educativa está vetando a más de 23.000 profesionales de Educación Secundaria en Andalucía a acceder al Cuerpo de Catedráticos al no sacar las convocatorias correspondientes.

CSIF también alude a la formación continua y permanente del profesorado y reclama que ésta se desarrolle en horario lectivo ya que en la actualidad se ve obligado a emplear su tiempo libre y sus recursos propios para este cometido.

Finalmente, la central sindical ha aludido a la burocracia “innecesaria y excesiva” que soportan los profesionales de la educación como otro de los elementos que obstaculiza la dignificación de la tarea docente y ha asegurado que “si las horas de dedicación a papeleo superfluo se computaran conjuntamente en un claustro, se traducirían en docentes adicionales que tendrían un impacto positivo en refuerzos, desdobles y una atención más individualizada del alumnado”.