JUCIL reivindica 1.200 guardias civiles más para Galicia y una reorganización de cuarteles hoy dispersos y sin efectivos para un servicio de 24 horas
-La asociación profesional mayoritaria en el Consejo de la Guardia Civil resalta que hay cuarteles que “literalmente se caen a pedazos, como el de Santiago de Compostela”

-CSIF, formación representativa en todas las policías locales de España, firmó un acuerdo en enero pasado con JUCIL que expresa “nuestro compromiso por el respeto, la dignidad y la seguridad de los integrantes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad
04 de Noviembre de 2022

“En la comunidad autónoma de Galicia hay destinados del orden de 5.313 guardias civiles en la actualidad. Pero las cifras ciertas es que hay al menos 400 vacantes sin cubrir según las cifras del catálogo oficial, ya de por sí anticuado y desactualizado. Según nuestras estimaciones, para atender adecuadamente los servicios que nos demanda la sociedad gallega serían necesarios otros 1.200 agentes al menos” ha calculado Ernesto Vilariño, secretario general de la asociación profesional Justicia para la Guardia Civil (JUCIL) en la rueda de prensa que ha ofrecido esta mañana en Santiago de Compostela junto al presidente de la Central de Sindicatos Independientes y de Funcionarios (CSIF) en Galicia, José Francisco Méndez Castro y el secretario de Comunicación de JUCIL, Agustín Leal.

La demarcación de la Guardia Civil supone casi el 80 % del territorio de Galicia, lo que unido a la dispersión de los núcleos rurales en esta región se convierte en una gran dificultad en la tarea de garantizar la seguridad de los ciudadanos. “Circunstancia agravada por la dispersión de los cuarteles del Cuerpo, la mayoría con solo 3 o 4 guardias civiles, lo que les incapacita para ofrecer un servicio de 24 horas” ha señalado el secretario general de JUPOL. “La mayoría de las veces apenas pueden mantener una patrulla diaria y desde luego sin los medios necesarios para llevar a cabo su cometido”, ha añadido Vilariño

Acuerdo CSIF

El presidente de CSIF Galicia, José Francisco Méndez Castro, explicó que la situación por la que atraviesa este colectivo no es propia de una sociedad democrática y destacó el acuerdo firmado entre CSIF y JUCIL para hacer un frente común y colaborar en diferentes ámbitos, entre ellos el de la recuperación del poder adquisitivo perdido desde años y agravado con las elevada tasas de inflación y el encarecimiento de la vida, mientras los salarios públicos sólo se han incrementado en un 3,5 por ciento.El acuerdo firmado entre ambas entidades, añadió, también la colaboración en la defensa de las condiciones profesionales y económicas de estos trabajadores, así como en sus condiciones de jubilación.

JUCIL aporta soluciones

“En JUCIL criticamos y denunciamos los problemas que atraviesan los guardias civiles en su trabajo diario y en su vida familiar, pero aportamos soluciones” ha apuntado por su parte Agustín Leal. “Y en este caso la solución pasa por la agrupación de esos cuarteles en núcleos operativos en las cabeceras de comarca. Así podría contarse con agrupaciones de más un centenar agentes en cada una de ellas. De manera que con instalaciones y material adecuado saldrían a la calle varias patrullas durante las 24 horas del día que recorrerían toda su demarcación, además de dar servicio al ciudadano podrían apoyarse entre ellas en un tiempo razonable” ha destacado el secretario de Comunicación de JUCIL. “Somos conscientes de que en el medio rural esta propuesta no es muy popular, ya que nadie, ni el núcleo más pequeño, quiere desprenderse del cuartel de la Guardia Civil, pero operativamente en el siglo XXI es la más idónea” ha reflexionado Leal.

Como ejemplo de esta situación, desde JUCIL han recordado que la superficie de la provincia de La Coruña es mayor que toda la Comunidad Autónoma Vasca. “En la Costa de la Muerte, comarca coruñesa principal punto de entrada de la droga en Europa, hay noches que en toda la costa, desde la ciudad de La Coruña hasta la Ría de Arosa, límite con la provincia de Pontevedra hay escasamente dos patrullas. No hablamos de que se dediquen solo al control del narcotráfico, se ocupan también en labores de seguridad ciudadana. La situación se repite en la costa de Lugo, donde muchas noches apenas hay dos agentes con idéntico cometido. En Orense y Pontevedra encontramos los mismos problemas” ha explicado Agustín Leal.

Un servicio adecuado a la demanda de los ciudadanos

Los representantes de JUCIL han precisado que resulta acuciante resolver la falta de personal, así como la escasez de los medios materiales. “Los guardias civiles hemos de dar el servicio de protección que requieren y necesitan los ciudadanos acordes a las amenazas que representa la delincuencia cada vez más sofisticada y tecnificada a la que nos enfrentamos en el primer tercio del siglo XXI” ha comentado Ernesto Vilariño, quien ha enumerado que se requiere una actualización de plantillas, mejores medios en vehículos, chalecos antibalas y pistolas eléctricas, “además de instalaciones adecuadas para los tiempos que corren. No es de recibo que la Guardia Civil esté en los últimos años siempre deficitaria en personal humano y medios materiales” ha concluido Vilariño.