8-M. El Tribunal Supremo avala el Plan de Igualdad en la Administración General del Estado, firmado por CSIF
- CSIF critica el parón en la aplicación de las medidas y el retroceso laboral y económico sufrido por las mujeres con la pandemia
07 de Marzo de 2022

El Tribunal Supremo avala el III Plan de Igualdad en la Administración General del Estado (AGE), fruto de un acuerdo pionero para impulsar el liderazgo femenino suscrito en 2020 por la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado.

La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Supremo, en una sentencia de 22 febrero de 2022, da así la razón a CSIF y desestima un recurso interpuesto por CCOO en el que interesaba que se declarase su nulidad, al considerar que no fue objeto de negociación colectiva.

La sentencia considera que sí hubo una negociación real con los representantes de los trabajadores/as y destaca que las administraciones públicas están obligadas a respetar la igualdad de trato y de oportunidades en el ámbito laboral. En estes sentido, pone en valor el papel que juegan los planes de igualdad para evitar situaciones de discriminación entre hombres y mujeres.

Desde CSIF, valoramos el respaldo del Tribunal Supremo al acuerdo, que incluye medidas pioneras como la creación de una base de datos con perfiles profesionales de mujeres para puestos de responsabilidad, la captación de talento femenino donde estén infrarrepresentadas, un nuevo protocolo contra el acoso sexual, así como la asistencia jurídica y psicológica a mujeres que sufran violencia de género.

Brecha salarial en las administraciones públicas

Según el diagnóstico de situación del Plan de Igualdad, los puestos de mayor precariedad e inseguridad laboral en la Administración están ocupados mayoritariamente por mujeres (ocupan el 57,3 por ciento de los contratos temporales, el 82,3 de los fijos discontinuos y el 68,9 de los puestos interinos).

La brecha salarial entre mujeres y hombres (debida fundamentalmente a las diferencias entre escalas y niveles, la promoción, ocupación de puestos directivos o reducciones de jornada para atender a cuidados familiares), es del 5,2 por ciento, con un salario medio bruto por hora para ellos de 18,33 euros y de 17,39 para ellas.

Respecto a la carrera profesional y el acceso a puestos directivos, según el estudio, hay un mayor porcentaje de hombres en los tres niveles más altos de la administración (57,6 por ciento en el nivel 30; 60,3 en el nivel 29 y 53,5 en el 28). También hay mayoría de hombres en los puestos de libre designación (más de 5 puntos porcentuales) así como en altos cargos (el 70 por ciento son hombres).

CSIF ha comprobado en un reciente estudio sobre brecha salarial el retroceso que han sufrido las mujeres durante la pandemia.

La diferencia en la contratación temporal entre hombres y mujeres ha aumentado un 33,8 por ciento con respecto al año anterior. Igualmente, el número de mujeres que se acoge a excedencias por cuidado de familiares triplica al de hombres y lo quintuplica en el caso de las reducciones de jornada.

CSIF propone la implantación de medidas de conciliación sin pérdida retributiva, el impulso de plazas públicas para escuelas infantiles de 0 a 3 años, la negociación y puesta en marcha de planes de Igualdad todavía pendientes tanto en empresa privada como en las administraciones públicas.

Todos estos datos nos llevan a remarcar la importancia de fomentar la corresponsabilidad también en esta situación de crisis en la que nos encontramos, con campañas específicas de concienciación y formación en igualdad. El Gobierno debe realizar un análisis y evaluación anual de la brecha salarial de género y aplicar medidas específicas para corregir las diferencias que se han producido en la pandemia.

Sin conciliación ni corresponsabilidad corremos el riesgo de que muchas mujeres se vean obligadas a solicitar reducciones de jornada o incluso dejar sus puestos de trabajo para cuidar niños/as y personas mayores. No podemos permitir que todo lo que se ha avanzado en los últimos años, se pierda por culpa de no tener medidas que favorezcan la conciliación; medidas que CSIF lleva años pidiendo: horarios flexibles, jornadas intensivas, bolsa de horas, etcétera.