El Gobierno adelanta la contratación indefinida de investigadores - CSIF exige una normativa que permita la cotización del tiempo trabajado como becario de investigación
01 de Abril de 2022

El Gobierno aprobará en los próximos días un decreto para adelantar la contratación indefinida de investigadores

Se consigue la petición recurrente de CSIF de habilitar una figura de contratación indefinida hasta que entre en vigor el “contrato de actividades científico-técnicas”.

El Consejo de Ministros tiene previsto aprobar en próximos días un real decreto que permitirá adelantar la contratación indefinida del personal científico.

El Gobierno, por fin, accede a ofrecer una solución transitoria a los investigadores con contrato de obra y servicio durante el tiempo que medie entre la reforma laboral ya vigente y hasta que sea efectiva la reforma de la Ley de la Ciencia, actualmente en trámite parlamentario.

La medida que incluye a los ministerios de Trabajo, Universidades y Ciencia e innovación dará más garantías a Universidades y Organismos Públicos de Investigación para que sigan realizando su labor científica e investigadora.

CSIF viene semanas denunciando, junto a investigadores y la CRUE, una situación en la que no había una solución real, clara y efectiva a las diversas modalidades de contratos de investigación y transferencia en universidades. Recordamos que este problema podría afectar a unos 25.000 investigadores del Sistema Universitario Español.

CSIF exige una normativa que permita la cotización del tiempo trabajado como becaria o becario de investigación

Antiguamente, los becarios y becarias de investigación no cotizaban a la Seguridad Social por los años trabajados, por lo que se han visto doblemente penalizados:

  • Ahora, porque les afecta con respecto a trienios, promoción, complementos docentes, etc.
  • Después, porque habrán perdido años de cara a la jubilación, les afectará al importe de la misma, etc.

El gobierno aprobó en el 2011 el Real Decreto 1493/2011 que, habilitó un convenio temporal, por el cual el antiguo personal investigador en formación podía cotizar a la Seguridad Social por dos de los cuatro años de la duración de su beca predoctoral. La solicitud para suscribirse al convenio especial se pudo formular hasta el 31 de diciembre de 2012. Esta cotización era posible tanto si la beca había sido en administraciones públicas como en empresas privadas.

No obstante, muchos investigadores se quedaron fuera de esta posibilidad de cotizar y han perdido numerosos años a todos los efectos, sufriendo un agravio y una discriminación que todavía no ha sido solucionada.

Desde CSIF exigimos una normativa que permita solucionar este problema y, además, reclamamos computar todos los años de beca (no solo dos) y reconocer también el tiempo de las becas postdoctorales o el de los contratos vinculados a proyectos de investigación.