CSIF exige el cese de la Consejera de Educación por menosprecio reiterado al profesorado extremeño.
06 de Mayo de 2022

CSIF, primer sindicato del sector de Educación Pública, exige a Fernández Vara el cese inmediato de la consejera de Educación por el menosprecio reiterado al profesorado

El primer sindicato en el sector de la Educación Pública, inicia los procedimientos para convocar, antes de que finalice el curso, una huelga general entre el profesorado extremeño.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas en Extremadura y el primero en el sector de la educación pública, exige al presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, el cese inmediato de la consejera de Educación y Empleo de la Junta de Extremadura, Esther Gutiérrez, por el menosprecio y la falta de respeto continuados que ha provocado una total indignación entre el profesorado extremeño, que ya no aguanta más esta situación.

La gota que ha colmado el vaso de esta actitud de la consejera contra los docentes es el anuncio por sorpresa, sin ningún tipo de consenso ni negociación con los representantes sindicales y legítimos representantes de los docentes, de la fecha de inicio del próximo curso escolar, que comenzará de manera inédita el próximo 6 de septiembre. Esta decisión supone un claro desprecio a la labor docente, ya que no se tiene en cuenta la enorme dificultad y preparación que hay que realizar para comenzar el curso escolar con total garantía para toda la comunidad educativa. La consejera, a pesar de su antigua condición de docente, demuestra un desconocimiento absoluto de este intenso trabajo.

Pero este último caso no es, ni mucho menos, un ejemplo aislado de las actuaciones de la consejera, que va a cumplir siete años al frente de su responsabilidad, tiempo suficiente para haber avanzado en una educación pública de calidad en la que toda la comunidad educativa se sintiera identificada. Pero, desgraciadamente, no ha ocurrido así.

Como consecuencia de ello, CSIF Extremadura ha comenzado hoy a gestionar todos los trámites administrativos para, antes de final de curso, convocar una huelga general de los docentes en el sector de la Educación Pública en la región para visualizar así el hartazgo de los profesionales con la máxima responsable de la Consejería de Educación. Nuestro sindicato llega a esta decisión después de agotar todas las vías de intentos de diálogo y consenso, sin encontrar ningún tipo de respuesta.

Durante estos años, nuestra consejera (la primera en la historia que proceda del ámbito de la docencia) no ha sabido, ni querido, escuchar los problemas de los docentes, a través de sus representantes sindicales, en las distintas mesas de negociación, faltando a algunos de los principios establecidos por la LEEX en su artículo 2 como es la valoración y el reconocimiento del profesorado, así como potenciar la formación del profesorado y su reconocimiento social, entre otros.

La huelga que va a convocar CSIF Extremadura está más que justificada. Hay problemas graves en las plantillas docentes, con continuos cierres y reducción de plantilla de centros públicos. También existe una alta carga burocrática de docentes y equipos directivos, además de la falta de conciliación de la vida laboral y familiar, del desarrollo curricular de la LOMLOE o los incumplimientos del acuerdo firmado de las 18 horas lectivas, entre otras muchas cuestiones.

Muy atrás queda ya en el tiempo el que los docentes llegaran a recibir la Medalla de Extremadura por la labor desempeñada durante la pandemia, junto a otros colectivos prioritarios. Reconocimiento que se ha quedado solo en eso, una medalla a repartir entre 16.000 maestros y profesores que, sin embargo, no se traduce en hechos que mejoren sus condiciones laborales, su formación e investigación, su conciliación laboral y familiar, así como sus retribuciones que están entre las últimas de España.

A CSIF NOS SOBRAN LOS MOTIVOS.

Por reconocimiento real de los docentes extremeños.