El Ministerio de Justicia pretende imponer las fechas para el disfrute de las vacaciones a los funcionarios
28 de Mayo de 2020

Ayer a las 21.39 de la noche, vía whatsapp, el Ministerio convocó una reunión sin orden del día y sin documentación para tratar “los asuntos derivados de la habilitación parcial del mes de agosto”.

Hoy, día 28 de mayo, de forma verbal el Ministerio ha informado sobre la programación de vacaciones y permisos que pretende establecer para este año y que, básicamente, persigue imponer fechas para su disfrute en los órganos judiciales, unidades, servicios, oficinas fiscales e Institutos, concentrándolas en el mes de agosto y obstaculizando su disfrute en los meses de junio, julio y septiembre.

Según ha manifestado el Ministerio, la programación no está cerrada y se trasladará mañana día 29 a las CCAA para que se adhieran… o no, a la misma.

Lo que ha contado el Ministerio esta mañana se concreta en lo siguiente:

  • entre el 1 y el 10 de agosto, salvo en los Juzgados que presten servicio de guardia, Violencia de Género u otras necesidades del servicio debidamente justificadas, el número máximo de funcionarios que tendrá que trabajar en cada órgano judicial, fiscalía o servicio común será del diez por ciento de la plantilla, obligando a que el restante 90 por ciento “disfrute” de sus vacaciones en esas fechas.
  • Del 11 al 31 de agosto, el porcentaje de funcionarios trabajando será de entre un 20 y un 30 por ciento, en función de las características que pueda tener el órgano o el servicio.
  • En los meses de junio, julio, y septiembre, el límite mínimo de funcionarios trabajando, será de al menos, un 80 por ciento.
  • El Ministerio pretende aprobar dos resoluciones, una para Letrados y otra para Cuerpos generales, y especiales y, dice, que los turnos de vacaciones se organizaran bajo el principio de la voluntariedad… pero no dicen nada de qué ocurrirá cuando la voluntariedad no sirva para cumplir

CSIF ha exigido al Ministerio que presente una propuesta por ESCRITO y que convoque una reunión formal de la mesa de negociación para su ámbito de competencia como deberán hacer también las CCAA.

CSIF se opone a la imposición de la limitación en el disfrute de vacaciones y permisos y no dudará en ejercer cuantas acciones legales estén en su mano para impedir este atropello.

Los funcionarios/as de Justicia han cumplido con su obligación en esta pandemia cubriendo las dotaciones presenciales, estando disponibles para cuando fuera necesario y poniendo voluntariamente sus ordenadores personales para poder teletrabajar. A este respecto, las limitaciones técnicas del Ministerio, la falta de voluntad de negociación y la torpeza a la hora de repartir ordenadores sólo a Jueces, Fiscales y Letrados ha impedido que se pudiera teletrabajar desde el primer día.

Se han prestado así los servicios esenciales fijados por el CGPJ, Ministerio de Justicia y FGE a pesar de la escandalosa falta de medios de protección frente al COVID 19 por la incapacidad del Ministerio para proteger de manera efectiva la salud de su personal como ha venido denunciando CSIF durante estos dos largos meses.

Los funcionarios/as de Justicia, al igual que los abogados, procuradores o graduados sociales, tienen derecho a la conciliación de su vida personal y familiar y más en estos meses, en los que, es posible que no existan medios alternativos para dejar hijos menores y mayores dependientes debidamente atendidos por las medidas de prevención de riesgos.

Para CSIF la medida de habilitar 15 días del mes de agosto es más efectista que efectiva. Los Juzgados nunca cierran en el mes de agosto (ni en ningún otro). Siempre hay personal trabajando y “sacando papel”, poniendo al día los expedientes con fecha de 1 de septiembre esperando la vuelta de Abogados y Procuradores de sus vacaciones estivales. Y todo ello sin necesidad de habilitación ni de limitar derecho alguno.

Para terminar, tratándose de una reunión sobre programación de vacaciones y permisos de este año, el Ministerio se ha negado a abordar la petición de CSIF de prolongación del disfrute de las vacaciones y días de asuntos particulares de este año, hasta junio de 2021.