CSIF Sanidad Madrid reclama medidas urgentes para facilitar las bajas por covid
-Pedimos que se agilicen los trámites con un solo documento de oficio, sin que sea necesario el Médico de Familia para la obtención de la baja
-Los Centros de Salud se encuentran desbordados ante el crecimiento de contagios entre profesionales y ciudadanos
-Las Administraciones siguen en completa inacción y se continúa sin reforzar el personal sanitario
11 de Enero de 2022
CSIF reclama medidas urgentes para facilitar las bajas por covid

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, considera que, ante el continuo crecimiento de contagios entre profesionales y ciudadanos en esta sexta ola de la pandemia, las Administraciones deberían aplicar medidas urgentes para facilitar las bajas y las altas laborales.

Entre el crecimiento las bajas y los contagios, la Atención Primaria madrileña ha pasado del colapso a la caída libre, generando largas colas a la entrada de los Centros de Salud. La gente, sospechando que hayan podido contagiarse, acuden en persona a estos centros, ya que la media de citación al usuario es de catorce días, tanto de manera telefónica como presencialmente. Esta situación es inadmisible y la Comunidad de Madrid debe dar una respuesta.

Tirando de hemeroteca, a finales de septiembre de 2020, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, se reunió con los representantes de la Mesa Sectorial de Sanidad, de la que CSIF no forma parte, para abordar la situación del coronavirus en la comunidad autónoma e informar del plan de acción en Atención Primaria. Se anunciaba que dicho plan tenía previsto mejorar las condiciones laborales de los profesionales de la Atención Primaria y aumentar de manera progresiva la plantilla con el fin de disminuir la presión asistencial: de esta manera se conseguiría dedicarle más tiempo a cada paciente y favorecer también la estabilidad laboral.

Dieciséis meses después de ese anuncio, en plena sexta ola, mientras la incidencia no para de subir, dicho plan sigue sin implantarse y la inestabilidad laboral ha crecido debido al gran número de bajas que ha provocado la variante ómicron entre los sanitarios. Además, apenas se dedica casi tiempo a los pacientes, y la burocratización en cuanto a la gestión de la incapacidad temporal (bajas y altas) por covid se ha disparado. Ahora mismo, la prioridad de los Médicos de Familia es la gestión de estas bajas. Los médicos han pasado de resolver problemas clínicos, valorando directamente al paciente, a ser meros gestores de bajas de contagios covid.

CSIF Sanidad Madrid, ante esta situación mantenida en el tiempo, sin que los gestores de las Administraciones competentes, entre las que se encuentra la Consejería de Sanidad, hayan aportado soluciones excepcionales ni urgentes, apoya y comparte las propuestas de distintas asociaciones médicas, así como las denuncias de los Médicos de Familia de los Centros de Salud de nuestra región. Por este motivo, CSIF quiere servir de altavoz para exigir soluciones inmediatas a la presidenta de la Comunidad de Madrid y a los responsables de la sanidad madrileña.

Es necesario agilizar la gestión de bajas descongestionando y derivando este trámite a otros organismos como el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), mutuas de trabajo o médicos de empresa, en un único parte de alta/baja de siete días de duración. De esta manera no sería necesario un justificante médico, como ocurre en otros países de la Unión Europea. Así se tramitarían de oficio una vez comunicado el resultado positivo del test autodiagnóstico de antígenos por parte del paciente a Salud Pública.

Esta situación podría y debería aliviarse estableciendo un mecanismo a nivel nacional por el que los facultativos tramitaran simultáneamente los partes de baja y de alta en un solo acto médico. Al no tener que contactar nuevamente con su médico de Atención Primaria, se aligeraría la burocratización a la que están sometidos estos profesionales.

En la primera ola, con muchísimas menos bajas, estas gestiones las realizaban los médicos de trabajo junto con los departamentos de Recursos Humanos de los centros de trabajo.

Además, si no se exige que ningún profesional sanitario de la sanidad pública realice el auto test diagnóstico ni corrobore su validez a la hora de considerar infección por covid, ¿por qué es necesario que un Médico de Familia gestione un parte de alta y otro de baja sin ver al paciente?

A estos profesionales no se les puede sobrecargar más, exigiéndoles realizar trámites burocráticos, paralizando el resto de atención sanitaria no covid, ya bastante mermada desde hace dos años. Esta función burocrática, como venimos diciendo, la pueden llevar a cabo perfectamente otros organismos y profesionales a los que se debería otorgar la habilitación correspondiente.

Las agendas que les exigen atender son infinitas y no se pueden realizar ni haciendo turnos dobles. En numerosas ocasiones los turnos finalizan a horas en las que ya no se atiende en los Centros de Salud y además no hay asistencia en los Servicios de Urgencias de Atención Primaria (SUAP), por continuar cerrados desde que empezó la pandemia los 37 centros existentes.

Los Médicos de Familia se niegan a dar bajas y altas sin que haya una valoración médica previa, ya que la responsabilidad del alta/baja recae sobre el médico que la firma. Su función es resolver problemas clínicos.

Por todos estos motivos, en CSIF creemos fundamental la buena gestión de los recursos asistenciales y urgimos a la administración madrileña a poner los medios necesarios para mantener la calidad asistencial y garantizar la atención eficaz de los madrileños.