Caos y desorganización en el “hospital” abierto en Ifema por la falta de medidas de protección
- Los trabajadores hacen llegar a CSIF numerosas quejas por no disponer de vestuarios acondicionados, falta de EPIs, material médico insuficiente…
30 de Marzo de 2020

La sanidad española ha comenzado la semana con problemas parecidos a los de los últimos días y que se resumen en la saturación de los centros, UCIs al límite y falta de personal, a lo que se le sumaría el hecho de que ya hay miles de profesionales ‘fuera de juego’, contagiados o en cuarentena, y el hecho de que los suministros de reabastecimiento comienzan a llegar con cuentagotas. En la Comunidad de Madrid, el epicentro de este caos es el hospital levantado en Ifema, donde los trabajadores sanitarios se están comenzando a rebelar por la falta de medidas de protección, EPIs insuficientes, vestuarios en los que no hay separación entre profesionales…

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, está recibiendo desde este pasado fin de semana numerosas quejas de trabajadores destinados a este hospital de campaña que ha sido levantado en tiempo récord pero sin los medios necesarios para que los sanitarios desarrollen su labor asistencial con todas las garantías.

Los profesionales provenientes de manera forzosa de los centros cerrados de Atención Primaria se han encontrado sin unos vestuarios amplios, que además carecen de duchas para los trabajadores que acaban empapados en sudor tras quitarse el EPI. Tampoco hay separación de zonas limpias de sucias o taquillas para poderse cambiar sin que estén hacinados.

“Si tienes que recoger el pijama, debes esperar colas kilométricas donde no hay marcadas la distancia mínima de separación, cuando las recomendaciones de los expertos dicen que te tienes que cambiar dos veces el pijama por turno”, señala una de estas enfermeras. Al no existir una zona definida donde poder echar el pijama sucio, la recomendación que les dan es que los tiren al suelo.

Asimismo, tienen que llevarse calzado de trabajo propio y tampoco les dan calzas, ya que, según los responsables de prevención de riesgos laborales, no son necesarias. Ayer domingo no había EPIS suficientes para todos y les decían que debían ponerse delantales de plástico. Por otra parte, algo tan sencillo como la toma de constantes, se convierte en una odisea en Ifema, mientras que el material médico esencial escasea.

Los profesionales del SAMUR que también están trabajando en Ifema han recibido con sorpresa la orden de retirar la línea de descontaminación habilitada para ellos en el pabellón 5 (donde se vestían y desvestían sus profesionales, con servicios encargados de descontaminar la ropa). Según un delegado de CSIF, con esta medida se ha intentado que no exista un agravio comparativo entre los profesionales de este servicio municipal, correctamente equipados, y el resto de sanitarios. Sin embargo, es una medida que lejos de beneficiar a los distintos profesionales que trabajan en Ifema, coloca a todos al mismo nivel de desprotección.

CSIF lamenta la falta de personal sanitario en toda España y la frustración de los profesionales por la falta de información sobre las bolsas de trabajo, nuevas incorporaciones… Cada vez hay más sanitarios fuera de juego (miles en toda España) por haberse contagiado o estar en cuarentena, 10.000 de ellos en Madrid, según nuestros cálculos. De ahí la importancia de realizar las pruebas para evitar, por un lado, que se produzcan incorporaciones sin la debida seguridad y por otro, para que las personas que den negativo puedan reincorporarse.

Ver Galería