CSIF Sanidad Madrid no aprueba las nuevas condiciones laborales que implantará el SERMAS con el nuevo modelo de urgencias hospitalarias que pretende imponer la Consejería de Sanidad
-La Comunidad de Madrid modificará vía Resolución, sin negociación previa, la situación de numerosos trabajadores
11 de Octubre de 2022
CSIF Sanidad Madrid no aprueba las nuevas condiciones laborales que implantará el SERMAS con el nuevo modelo de urgencias hospitalarias que pretende imponer la Consejería de Sanidad

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las Administraciones Públicas y con presencia creciente en el sector privado, considera que las condiciones laborales que va a implantar el Servicio Madrileño de Salud (SERMAS) de la Comunidad de Madrid en el nuevo plan de urgencias hospitalarias son totalmente inaceptables y muestra su más rotundo rechazo.

Desde CSIF Sanidad Madrid estamos de acuerdo en que hay que recuperar la Atención de Urgencias Extrahospitalarias en la Comunidad de Madrid, pero sin perjudicar a la actual situación de los centros de Atención Primaria, ya diezmados desde el inicio de la pandemia con el cierre de los 37 centros del Servicio de Urgencias de Atención Primaria (SUAP). Más de dos años y medio después, estos centros todavía no se han abierto tal y como estaban funcionando con anterioridad.

En CSIF Sanidad Madrid entendemos que el nuevo modelo debe mejorar el funcionamiento anterior, pero todo ello, sin destruir lo ya existente.

Antes de la llegada del COVID, este nivel asistencial pasaba desapercibido para la Consejería de Sanidad de Madrid y atendía a los madrileños de manera más o menos satisfactoria. A pesar del funcionamiento del anterior modelo, las autoridades sanitarias madrileñas anuncian cambios y argumentan que con el nuevo sistema se va a seguir atendiendo de igual manera a los madrileños. No entendemos entonces este giro en la política sanitaria autonómica.

No comprendemos el afán en desmantelar algo que ya funcionaba, justificando que hay que mejorarlo, para luego aplicar un modelo definitivo que ya parte con un perjuicio sustancial en las condiciones laborales y económicas de los trabajadores que van a prestar servicio en él.

Para aplicar cualquier modelo nuevo que modifique sustancialmente las condiciones laborales de sus profesionales, se tiene que consensuar y negociar en la Mesa Sectorial del ámbito, con todos los afectados y los agentes sociales.

Por parte de la Administración madrileña no parece que vaya a llevarse a cabo ningún tipo de diálogo o negociación: nuevamente la Comunidad de Madrid actúa de manera unilateral y para justificar esta decisión, se basan en un informe interno elaborado por ellos mismos y que no han presentado en la pasada Mesa Sectorial Extraordinaria de Sanidad. Cualquier cosa les sirve para justificar sus modificaciones.

Con el nuevo plan del SERMAS se vulneran los derechos adquiridos de los profesionales durante años. Sin negociación colectiva previa, muchos de estos profesionales, personal fijo con plaza adjudicada mediante Código de Identificación de Asistencia Sanitaria (CIAS) propio, código que identifica la plaza individual de cada profesional, cambiarán su CIAS, verán modificado su lugar y turno de trabajo.

Lo que pretenden nuevamente desde la Consejería de Sanidad, con la excusa de la creación de los 78 Puntos de Atención Continuada (PAC) donde se ubicaban hasta ahora los 37 SUAP, los 40 Servicios de Atención Rural (SAR) y un Centro de Urgencias Extrahospitalarias (CUE), es, ante la falta de recursos humanos por las pésimas condiciones laborales existentes para dar una cobertura adecuada, que toda la plantilla de los antiguos centros pase a formar parte global de los nuevos PAC.

En lugar de proponer condiciones laborales y económicas atractivas que fidelicen a los profesionales, hacen todo lo contrario:

-Les aumentan en un 7% la jornada laboral pasando de 1.536 horas anuales a 1.642.

-Les modifican la distribución de jornada, en turno diurno ordinario, alternando mañanas y tardes. Todo ello, con planificación trimestral. Así es imposible conciliar vida laboral y familiar.

-No especifican cómo se realizará la jornada complementaria de noches, dando a entender que la pueden cubrir los profesionales de los centros de Atención Primaria de manera voluntaria. Pero, si cubren esta jornada, ¿quién asumirá su turno ordinario en Atención Primaria?

-Les cambian el CIAS al que estaban adscritos, pretendiendo que haya un único CIAS dependiente de la Gerencia de Atención Primaria para que todos pertenezcan a ese mismo pool, lo que puede dar lugar a movilidad geográfica intercentros según necesidades asistenciales producidas por el déficit de profesionales.

-También definen como jornada complementaria la que se realizaba antes en forma de guardias: ahora se hará en turno de noche y tendrá una duración de entre 8 y 10 horas, un horario que aumenta hasta las 12 horas en fines de semana y festivos.

-No explican cómo quedan las jornadas de trabajo de estos PAC, que se solaparán con los Centros de Salud al adelantar su horario de atención en 64 de ellos a las 17.00 horas en los momentos de mayor demanda.

-También obligan al personal del SUMMA 112 desplazado al Hospital Isabel Zendal a tener que incorporarse a los PAC sin conocer los criterios de ubicación.

Como ya nos tiene acostumbrados la Administración de la Comunidad de Madrid todas estas medidas se van a implantar vía Resolución, anunciando que estas modificaciones han sido negociadas previamente en Mesa Sectorial. Y actúan así ya que tienen el tiempo en contra y es un compromiso político de cara a las elecciones electorales del próximo año.

CSIF no va a permanecer con los brazos cruzados y denunciará vía jurídica, como viene haciendo hasta ahora, todas las Resoluciones que se publiquen al respecto. Además, CSIF Sanidad Madrid se adhiere y apoya las concentraciones que se convoquen para poner fin a este nuevo sinsentido de la Comunidad de Madrid en materia de prestaciones sanitarias.