El Ministerio de Justicia no tiene claro cómo hacer la desescalada
Para CSIF el “calendario de desescalada” propuesto está sometido a demasiadas variables. El lunes se ha convocado una segunda reunión sobre esta cuestión. Para CSIF, lo más importante en este proceso es que se asegure la protección de la salud de todos los trabajadores que se incorporen a su puesto de trabajo.
30 de Abril de 2020

Según ese calendario, la desescalada propuesta por el Ministerio de Justicia se desglosa en cinco fases:

  • Fase 0, en la que nos encontramos. Donde, según los datos del Ministerio, diariamente está trabajando el 10% de la plantilla.
  • Fase 1, en la que se prevé que, diariamente, se reincorpore aproximadamente el 33% de la plantilla total en turnos de mañana y tarde. Duración 1, 2 o 3 semanas.
  • Fase 2, en la que se prevé que, diariamente, se reincorpore aproximadamente el 66% de la plantilla total en turnos de mañana y tarde. Durante esta fase se levantará la suspensión de actuaciones y plazos judiciales. Duración 1, 2 o 3 semanas.
  • Fase 3, en la que se prevé que, diariamente, se reincorpore aproximadamente el 75% de la plantilla total en turnos de mañana y tarde. En esta fase el objetivo es llegar gradualmente al 100% de la plantilla momento en el que se iniciará la fase 4. El final de esta fase tres se prevé que coincida con los tres meses de duración de las medidas aprobadas en el RDLey 16/2020 de 28 de abril.
  • Fase 4, 100% de la plantilla con la Justicia funcionando al ritmo anterior a la pandemia.

Según informa el Ministerio:

  • Estas fases están sujetas a la evolución de la situación sanitaria del COVID 19. Incluso puede que, al final, haya más fases.
  • Los porcentajes de incorporación son flexibles por lo que puede que el objetivo de incorporación sea mayor o menor en función de la evolución de la incidencia del virus.
  • Las fases no siguen un orden invariable hacia adelante, es decir, puede ocurrir que, debido a un empeoramiento de la incidencia del virus, se tenga que volver a la situación actual.
  • La fase 1 se prevé que comience el día 11 o 12 de mayo.
  • Mientras estén cerrados los centros educativos, centros de día y se mantengan las prevenciones sanitarias sobre los grupos de riesgo se mantienen los permisos y la exclusión de turnos presenciales.

Para CSIF falta que el Ministerio ofrezca información transparente sobre la realidad de algunos datos para poder hacer una valoración. Para empezar el Ministerio parte de que, en la actualidad, hay un 10% del personal trabajando cuando, en realidad, esa cifra era la que se estableció en la resolución de 23 de marzo. Según nuestros datos, en la actualidad, cada día están en las sedes de la Administración de Justicia entre un 20 y un 22% del personal de Justicia cubriendo los servicios esenciales y, desde el 15 de abril, tramitando escritos de asuntos no esenciales conforme a la resolución del propio Ministerio de 13 de abril. Para poder saber si ese calendario es realizable es necesario:

  • Asegurar el suministro estable de medios de protección (mascarillas) para proteger la salud de todo el personal que se reincorpore, tanto en el centro de trabajo como en los trayectos de ida y vuelta del trabajo. Seguimos sin información sobre los envíos de medios de protección y, ahora, el Ministerio dice que también las CCAA deben colaborar en la adquisición y reparto de equipos de protección individual y colectiva.
  • Conocer el número de efectivos disponible actualizado para cubrir esos porcentajes descontando al personal con permisos de deber inexcusable, población de riesgo y bajas. En estos momentos la información sobre estos tres extremos, en especial el de las bajas no existe. CSIF insiste que es necesario realizar test fiables de detección del SARS CoV-2 para conocer la realidad de la incidencia del virus en Justicia y evitar contagios a través de personal asintomático y pre-sintomático.
  • Saber la fecha en la que se podrán incorporar, primero, los funcionarios/as con permiso de deber inexcusable y, después, el personal incluido dentro de los grupos de riesgo y conocer datos sobre la implantación del teletrabajo en Justicia que podría ser una pieza importante en esta desescalada.