Los funcionarios de prisiones se concentrarán este jueves ante "las agresiones sufridas
Los funcionarios de prisiones se concentrarán este jueves ante "las agresiones sufridas
13 de Julio de 2022

Los funcionarios de prisiones se concentrarán este jueves ante "las agresiones sufridas”

ARCHIVOARCHIVO

Con motivo del "número y la gravedad de estos últimos incidentes, y sin que se asuma por la Administración Penitenciaria ningún tipo de responsabilidad, ni se platee ningún tipo de solución”

Desde hace ya bastantes años, los trabajadores penitenciarios “nos encontramos ante una situación de total y absoluto abandono y falta de respeto que hemos sufrido por los dirigentes del Ministerio del Interior y de la Secretaría General de IIPP”, denuncian. Por ello, se concentrarán este jueves en la plaza de los Reyes a las 12:00 horas.

Esa situación es la que llevó a todo el colectivo a protagonizar decenas y decenas de actos de protesta a lo largo y ancho de nuestro país, combinados, evidentemente con la solicitud permanente de negociación: encierros, encadenamientos, concentraciones, donaciones de sangre y un sinfín de actuaciones tendentes a alcanzar este fin, culminando con la primera huelga general en Instituciones penitenciarias.

A partir de noviembre de 2019, una vez celebradas las elecciones generales “dimos una nueva oportunidad a la negociación y de nuevo se convirtió en una oportunidad fallida por los continuos incumplimientos y falta de buena fe negocial de la Administración Penitenciaria en todos y cada uno de los temas abordados, desde el baremo, la estabilización de empleo, prevención de riesgos laborales, uniformidad, políticas de igualdad, seguimiento del Protocolo Específico de Actuación Frente a las Agresiones en los Centros Penitenciarios y Centros de Inserción Social (PEAFA), jornada y horarios, teletrabajo, formación y Ley de la Función Pública Penitenciaria”.

La Ley de la Función Pública Penitenciaria, que empezó a negociarse en el año 2020, debía ser el instrumento que permitiese modernizar la Institución, superar Leyes de Cuerpos preconstitucionales y afrontar las nuevas realidades de forma eficaz, junto con la mejora de las condiciones laborales de los empleados públicos penitenciarios.

Realmente la práctica de los responsables de la Administración Penitenciaria en este asunto ha sido la habitual: se trabajó en el seno de un Grupo de Trabajo en la redacción de un texto que reflejase la regulación de la Función Pública Penitenciaria con rango de Ley, y la culminación de los trabajos no se completan; se han creado las mayores expectativas de los últimos años en el colectivo para, en realidad, generar una enorme frustración en los trabajadores penitenciarios; un desapego total de la Administración y de la negociación colectiva.

El personal penitenciario lleva mucho tiempo esperando una respuesta de qué se ha mandado, en qué situación se encuentra, cuál es el desarrollo económico y, en su caso, que problemas existen. “Es absolutamente impresentable el oscurantismo de la Administración Penitenciaria y que sólo puede entenderse desde la desidia con la que trata a su personal”.

Todo lo anterior provocó la declaración de conflicto colectivo de estas dos organizaciones sindicales el pasado 20 de septiembre, sin que a día de la fecha se haya producido ninguna mejora o avance, más bien al contrario, los acontecimientos producidos o relacionados con la Institución Penitenciaria como el asesinato de Lardero, el intento del homicidio del Jefe de Servicios en Cuenca, las agresiones de compañeros en Melilla, Logroño, … y el absoluto sainete del caso “Villena”, demuestran, con meridiana claridad, “la vergonzosa deriva en la que se encuentra sumida” la Administración Penitenciaria.

En los últimos días se han producido en los Centros Penitenciarios de Murcia 2, Valencia y Madrid VII (Estremera) agresiones a trabajadores penitenciarios de una brutalidad extrema: intento de cortar el cuello a uno de ellos, el pómulo, los huesos de la nariz y un ojo afectado en otro y una paliza propiciada a otro compañero por un interno experto en artes marciales; y a pesar de la gravedad de las lesiones de algunos de ellos, todavía podía haber sido peor. Junto con ello, se ha frustrado el martes una fuga en el Centro Penitenciario de Villanubla o se ha producido, también en esta semana, un incidente de gran gravedad con uno de los internos más peligrosos de España en Campos del Rio, al prender fuego a su celda y amenazar a los funcionarios.

La “inactividad” de la Administración, la falta de personal, una clasificación interior inexistente en muchos casos y, en otros, impregnadas en unas grandes dosis de buenismo, provocan un grave riesgo para la integridad física e incluso para la vida de los trabajadores que “prestamos servicio en los diferentes centros penitenciarios”.

De esta forma se enmarca la concentración, justificada por “el número y la gravedad de estos últimos incidentes, y sin que se asuma por la Administración Penitenciaria ningún tipo de responsabilidad, ni se platee ningún tipo de solución”. Por ello, al existir causas extraordinarias y graves que justifiquen la urgencia de convocatoria y celebración de reuniones en lugares de tránsito público o manifestaciones, podrá hacerse con una antelación mínima de veinticuatro horas.