Un 93% de docentes sufre desgaste emocional y estrés por el confinamiento
- Encuesta de CSIF presentada hoy
- Tareas burocráticas excesivas, instrucciones poco claras, falta de apoyo en el teletrabajo y carencia de medios técnicos, principales problemas señalados por el personal docente.
- La práctica totalidad -un 94,46%- lamenta que la Administración no tiene en cuenta su experiencia en la toma de decisiones
- Exigimos un plan de refuerzo educativo y fijar una inversión mínima por alumno entre comunidades autónomas
22 de Mayo de 2020

Un 92,8% de los docentes sufre desgaste emocional, estrés, angustia o ansiedad a causa del confinamiento y de la educación a distancia. Así lo revela una encuesta realizada por la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado.

El cuestionario, lanzado a través de la web del sindicato, consta de cinco preguntas que pretenden recoger el sentir general del profesorado sobre las circunstancias en las que desarrollan su trabajo y se realizó entre el 15 y el 21 de mayo sobre un total de casi 10.000 personas.

Respecto a las tareas burocráticas de los profesionales, a las habituales que no están relacionadas con el proceso de enseñanza se han sumado otras derivadas del Covid-19 y de la educación a distancia.

Así, un 77,28% de los docentes considera que las tareas burocráticas fijadas tras el estado de alarma son “excesivas”, mientras que una gran mayoría -un 89,11%- está dedicando más horas al trabajo para atender a esta nueva situación de educación a distancia con pocos medios.

Estos datos confirman, asimismo, los resultados de una encuesta de CSIF sobre las tareas burocráticas del profesorado realizada en febrero, en la que un 75% reconoció que la Administración no pone a su disposición medios técnicos adecuados (tablets, equipos informáticos, conectividad…) para afrontar los trámites.

En el caso de las decisiones tomadas por la Administración educativa en el último trimestre escolar, los datos recogen una opinión generalizada. Así, a la pregunta de si se está teniendo en cuenta la opinión y experiencia del profesorado en la toma de decisiones y regulaciones normativas adoptadas un 94,4% de docentes asegura que no, frente al 3,8% que opina lo contrario, según la encuesta.

Instrucciones poco claras y falta de apoyo

Respecto a las instrucciones y normativas para regular el teletrabajo durante este último trimestre de curso escolar, un 70,63% del colectivo lamenta que son “poco claras”; el 27,24% cree que son “parcialmente claras y útiles,” y tan solo un 2,13% de los encuestados defiende su utilidad.

Desde el sindicato, lanzamos la voz de alarma para advertir de que muchos profesionales están al límite y los centros afrontan el final de curso y la vuelta al cole en septiembre con mucha incertidumbre. Es el momento de reconocer la labor del profesorado, de eliminar o reducir burocracia que presiona aún más y resta tiempo para lo verdaderamente importante: enseñar.

Es urgente acordar las condiciones sanitarias y de prevención para la vuelta para el nuevo curso que se inicia en septiembre. Se debe anteponer la seguridad de la salud pública a cualquier otra consideración.

Por ello, exigimos negociar un Plan de Regreso a la Actividad Laboral de carácter Organizativo y Preventivo de obligado cumplimiento y un Plan de Refuerzo educativo para el curso 2020-2021.

Sobre las propuestas de la ministra Isabel Celaá ayer en el Congreso, desde CSIF pedimos que no se improvise más porque para afrontar el próximo curso con garantías hace falta un incremento de medios y de plantillas. Reclamamos por ley una inversión mínima por alumno para el año que viene para afrontar el coronavirus y ante eventuales recortes.