CSIF denuncia que el ICS pretende “regatear” a sus empleados estas Navidades
19 de Octubre de 2022

CSIF denuncia que el ICS pretende “regatear” a sus empleados estas Navidades

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas, denuncia que el ICS pretende regatear la retribución especial de los días 25 de diciembre y 1 de enero a sus trabajadores y pagarlos como un festivo común.

Por ello, los trabajadores del Hospital de Vall d’Hebron llevan un par de días movilizándose en el vestíbulo del Hospital. Un grupo superior a 50 trabajadores se han concentrado y, previamente, cortaron los laterales de la Ronda de Dalt con la única intención de hacerse oír. Piden respeto y protestan porque su empresa, el Instituto Catalán de la Salud, les regatea el salario a pagar en días tan señalados como el 25 de diciembre y el 1 de enero, que justo este año caen en domingo. El ICS pretende pagarles como si de dos domingos comunes se tratara, pero en ningún caso llegar a reconocerlos como lo que son, festivos de carácter especial y excepcional. Cabe subrayar que esta retribución fue negociada y pactada en mesa sectorial, en la que no participa CSIF, y que son los otros sindicatos los que, a espaldas de la plantilla, han negociado estas retribuciones.

Desde CSIF declaran que “el ICS no reconoce esa excepcionalidad de días que son para estar con la familia, que no son un festivo más, que la actividad de la comunidad no es la misma, que en muchos casos es el único momento al año de reunirse con sus seres queridos”.

“Lástima que la memoria tenga tan corto recorrido. Hace unos meses la gente salía a sus balcones a las 20h a aplaudir a todo el colectivo sanitario que se llegó a dejar hasta la vida en una pandemia jamás vivida por nuestra sociedad en muchas décadas. Incluso nos reconocieron con el título honorífico de Príncipe de Asturias. Todo eran halagos -pública y privadamente-, titulares en prensa que hacían pensar que por fin la sociedad y, sobre todo, nuestros responsables se daban cuenta de la calidad humana y profesional de la plantilla sanitaria catalana”.

“Parece que los buenos tiempos son efímeros y ya nadie se acuerda. Cargas asistenciales insufribles, esfuerzos humanos al límite, aumento de agresiones y, por consiguiente, inseguridad en los puestos de trabajo. Infraestructuras deficitarias y un sinfín de argumentos que nos llevan a pensar en modo pesimista, ya no somos esenciales, aunque tenemos la obligación de ser presenciales”.