CSIF denuncia que la unidad móvil de resonancia magnética del Hospital de Mataró no cumple las medidas básicas de seguridad e higiene
05 de Mayo de 2022

CSIF denuncia que la unidad móvil de resonancia magnética del Hospital de Mataró no cumple las medidas básicas de seguridad e higiene

El pasado mes de marzo, el Hospital de Mataró puso en marcha una unidad móvil de resonancia magnética (RNM) en el exterior del centro, mientras se sustituía la actual unidad por una nueva.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas, denuncia que dicha unidad móvil, que no es más que una carpa externa donde hay un camión para dar el servicio y que está ubicado en el aparcamiento libre de las personas trabajadoras del centro, no cumple las medidas básicas de seguridad e higiene y pone en riesgo a pacientes y trabajadores/as del centro, a lo que se suma que se agrava el déficit de aparcamiento que ya venían sufriendo.

Este habitáculo solo tiene una persona a cargo de toda la infraestructura y de los pacientes y no dispone de aseo. El sindicato ha podido constatar que, en caso de relevo del trabajador, la asistencia al usuario se ve afectada, ya que dicho trabajador debe ponerse en contacto con el servicio de radiología del edificio principal y, si la presión asistencial lo permite, se desplaza un técnico de RX cruzando el aparcamiento, para acceder y relevarlo.

A estas carencias se suman que:

-El habitáculo no dispone de carro de paros, vital en caso de emergencias por posibles reacciones adversas a los contrastes radiológicos utilizados en pacientes que son sometidos a la resonancia.

-La zona de acceso al camión es a través de la zona de parquin en la que hay un continuo flujo de vehículos.

-La deficitaria infraestructura solo permite la asistencia a pacientes con movilidad autónoma (en silla de ruedas o a pie). En caso de que el paciente por su tipo de patología requiera una camilla no puede acceder a dicho habitáculo ya que no hay acceso al encontrarse la puerta de entrada a una altura elevada de 2 metros de altura.

-Los pacientes con movilidad reducida, son excluidos de dicho servicio.

Para CSIF es sorprendente que “un hospital que recibió el pasado 2021 el premio Top 20 en el área de atención al paciente crítico y ha invertido más de 1,6 millones de euros en la renovación de la RNM, permita esta chapuza. Los pacientes críticos que requieren de resonancias para ver su evolución no pueden ser atendidos en este camión porque no hay acceso y tienen que derivarse a otros hospitales de la red pública, con las molestias que ello les provoca.”

CSIF defiende que no se debe recortar en la seguridad de usuarios y trabajadores y solicita que se habilite un espacio dentro del centro hospitalario de fácil acceso para todos los pacientes.