CSIF denuncia el elevado número de casos con el síndrome de burnout en el personal de Atención Primaria de Cataluña
16 de Marzo de 2022

CSIF denuncia el elevado número de casos con el síndrome de burnout en el personal de Atención Primaria de Cataluña

CSIF alerta del agotamiento emocional, físico y psicológico de los profesionales sanitarios debido a la falta de una adecuada gestión sanitaria

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas, denuncia que los trabajadores de la sanidad catalana no sólo han sufrido y sufren por la carga de trabajado que han soportado y siguen soportando. A esta, se une un elevado número de trabajadores que sufren ansiedad, estrés y el síndrome de burnout (o síndrome de estar quemado) en su puesto de trabajo y que, según CSIF, viene dado por las políticas que llevan a cabo las direcciones de los centros de Atención Primaria, la falta de una adecuada gestión sanitaria y la exposición a unas condiciones organizativas nocivas.

En Cataluña, cada centro tiene una dirección autónoma e independiente y sin directrices comunes para todos los centros del ICS. Debido a ello, los directivos tienen la potestad de modificar las condiciones laborales de sus trabajadores sin un criterio definido y de forma irregular, siendo una práctica común y no algo puntual.

En muchos centros, esta autonomía se usa para someter y amedrentar a los trabajadores, que se ven forzados a ser sumisos y no cuestionar estas decisiones, incluso cuando estas les perjudican. Esta situación de indefensión lleva a un gran desgaste emocional y termina en un deterioro de la salud del personal sanitario.

La autonomía de los equipos directivos también fomenta el intrusismo laboral. Con el fin de obtener resultados a un menor coste, se está pidiendo a trabajadores que efectúen tareas para las que no tienen competencias y sobre las que no tienen formación ni protección legal en caso de accidente.

La mayor parte de los trabajadores ejercen sus funciones con la máxima profesionalidad, pero, debido a la mala gestión de las direcciones y los cambios continuos, estos tienen un nivel muy elevado de estrés, de angustia y de hartazgo con el sistema.

Desde CSIF Sanidad declaran que “ello deriva en que muchos estén saturados, que afecte a su vida personal y, en definitiva, a su salud emocional, hasta el punto de pensar en la autolisis. El burnout no lo está causado únicamente la elevada demanda asistencial que tenemos. Podemos llenar hojas y hojas de situaciones perversas y testimonios de indefensión, y creemos que es fundamental hacerlo público, ya que después de tocar muchas puertas para solucionarlo no hemos obtenido resultados”.

“El mayor problema al que nos enfrentamos es que entre nuestros dirigentes abundan personas que han llegado a su cargo de forma opaca, que asumen que tienen la posesión de una empresa pública y libertad para actuar a su antojo, muchas veces a expensas de sus subordinados, para luego atribuirse méritos que no les corresponden”.

Después de haber realizado infinidad de denuncias ante el ICS, sin respuesta alguna, CSIF exige que se tomen medidas urgentes al respecto, se unifiquen criterios para las direcciones de los centros de Atención Primaria, se elaboren protocolos contra el acoso laboral, y se vele, de una forma prioritaria, por la salud laboral y emocional de nuestros sanitarios que tan duro han trabajado durante la pandemia.