CSIF advierte que reducir los niveles de exigencia al alumnado perjudica a la educación pública.
El Consejo de Ministros prevé aprobar hoy el nuevo currículo de Bachillerato
05 de Abril de 2022

5 de abril de 2022

CSIF advierte que reducir los niveles de exigencia al alumnado perjudica a la educación pública

- El futuro currículo no resolverá los problemas reales del sistema educativo: paro juvenil, abandono escolar, falta de inversión, ratios elevadas, diferencias entre CCAA, etc.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas, ha advertido sobre los efectos del nuevo currículo de Bachillerato, ya que reducir los niveles de exigencia entre el alumnado para lograr las titulaciones perjudicará a la educación pública en su conjunto. La reducción de la exigencia impedirá el progreso adecuado en la educación superior para el alumnado con menos recursos.

En este sentido, consideramos que el nuevo currículo de Bachillerato -que permitirá obtener el título con una asignatura pendiente- no va a mejorar ni solucionar los problemas reales de la educación de los últimos 30 años y que siguen sin resolverse: escasa inversión, paro juvenil, abandono escolar y diferencias entre CCAA, etc.

Con estas medidas, se pretende distorsionar estadísticas reduciendo tasas de repetición y aumentando la tasa de titulación, pero no se solucionarán los problemas endémicos del sistema educativo.

Las polémicas sobre la promoción o la titulación con suspensos, según recuerda el sindicato, no son solo parte de este Real Decreto sobre el currículo, aprobado hoy por el Consejo de Ministros, sino de la propia Ley educativa, la LOMLOE. Esto ya fue denunciado por CSIF, mientras algunos se dedicaron a hacer campañas contra la ley por problemas artificiales y no defendiendo la educación pública.

Además, se centra el debate en cuestiones como pasar de 1º a 2º con dos materias pendientes, que se ha mantenido en todas las leyes educativas anteriores. El futuro currículo, además, supondrá una mayor carga de trabajo burocrático para los docentes, que en ningún momento han participado en su elaboración.

Desde CSIF, creemos que es absolutamente inadmisible que haya polémica política incluso en los contenidos curriculares, lo que ocurre cuando desgraciadamente no existe ningún consenso en cuestiones educativas.

Lamentamos que no se cuente con el acuerdo de los propios docentes, que podrían sentar las bases para un currículo estable y, junto con un Estatuto Docente, serviría para avanzar hacia un Pacto por la Educación. Para CSIF, es el momento de alcanzar un Pacto de Estado, más necesario que nunca, para evitar las diferencias actuales de niveles y los continuos cambios legislativos.

Ficheros Adjuntos: