El Congreso apoya la propuesta de CSIF de reducir la burocracia en los centros docentes.
24 de Marzo de 2021

En la Comisión de Educación del Congreso de los Diputados celebrada el pasado 18 de marzo, se aprobó por mayoría una Proposición No de Ley presentada por el Grupo Socialista que instaba al Gobierno a reducir las tareas burocráticas de los profesores para que dediquen su tiempo a las cuestiones pedagógicas (Boletín Oficial del Congreso de los Diputados de 9 de marzo de 2021). En dicha proposición, que responde a una reivindicación de CSIF, se solicita que se dote a los centros y docentes de los medios tecnológicos necesarios, que se optimice el horario del profesorado y que se simplifiquen las labores burocráticas.

CSIF valora que los grupos políticos escuchen al profesorado, si bien destaca que una Proposición No de Ley no es más que una instancia al Gobierno. Así, el sindicato exige que el Ejecutivo escuche también a los docentes y que negocie con sus representantes medidas que hagan efectivas estas propuestas.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios comenzó a principios de 2020 una campaña con el lema “La educación no es burocracia”. El objetivo de esta iniciativa era concienciar a las administraciones de la excesiva carga de trabajo, los escasos medios tecnológicos de los que disponen los centros educativos y la escasa participación de los docentes en las cuestiones pedagógicas, al ser redactadas normas que poco ayudaban al proceso educativo y que aumentaban sustancialmente la burocracia.

CSIF realizó una encuesta entre todos los profesores de España en la que se constata que el 93% de los docentes consideran excesivo el trabajo burocrático. Además, el 75% señaló que las administraciones no les facilitaban medios para su labor diaria, mientras que el 71% afirmó que dicha burocracia no servía para la labor pedagógica en incluso perjudicaba a la docencia. En este sentido, el 93% de los preguntados consideró que la evaluación se había convertido en algo totalmente burocrático y no pedagógico; el 86%, que entorpecía la atención directa; y el 88%, que desmotivaba.

La posterior declaración de alarma en marzo de 2020 puso de manifiesto a la sociedad todas estas carencias. La necesidad de continuar el proceso educativo desde sus casas durante el confinamiento recayó en su totalidad en el profesorado, sin que la Administración dispusiera de los medios necesarios. Esta presión ejercida hacia el colectivo docente, junto con la ya mencionada carga burocrática, incidió en el aumento del estrés del profesorado.

Durante el mes de mayo de 2020 se realizó otra encuesta para pulsar la opinión de los docentes. De este modo, el 93% afirmó tener más estrés, el 96% señaló que las tareas burocráticas por el COVID-19 eran excesivas, y el 94% contestó que las administraciones educativas no tenían en cuenta su opinión como profesionales de la educación.

Ambas encuestas se presentaron conjuntamente el 21 de mayo, instando a las Administraciones a reducir la burocracia, dotar de más medios al profesorado para su tarea y tomar medidas a partir de criterios profesionales y pedagógicos.

Madrid, 24 de marzo de 2021