La respuesta del presidente de Correos ha sido inmediata. Cada cartero rural, que lo desee, tendrá su furgoneta de empresa
Ante la exigencia por escrito de CSIF, el presidente ha reconocido que esta situación no puede seguir así.
15 de Enero de 2020

La carta, que envió ayer la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) al presidente de Correos, Juan Manuel Serrano ha tenido un efecto inmediato. El máximo responsable de la Sociedad Estatal se ha comprometido a solucionar el problema del reparto rural ya, a iniciar una Comisión de Trabajo que determine el número de vehículos que hacen falta para el reparto rural y fijar las reglas de acceso a los mismos lo antes posible.

CSIF exigía al presidente por escrito dotar a más de 3.000 carteros rurales de toda España de una furgoneta de empresa para hacer frente al incesante aumento de la paquetería que ya no entra en los maleteros de sus coches particulares y que está provocando riesgos de tráfico que se pueden evitar. Ante la demanda de CSIF, el compromiso del presidente de Correos ha sido rotundo e inequívoco: todos los carteros rurales, que así lo deseen, podrán realizar su trabajo con una furgoneta de la empresa y dejar de hacerlo con sus coches particulares en el plazo más breve posible.

El presidente ha justificado que fortalecer el reparto rural es uno de los objetivos del Plan Estratégico que está preparando Correos. En ese sentido la exigencia de CSIF de dotar a cada cartero rural de un vehículo de empresa ya es imprescindible. Máxime porque la paquetería crece día a día en Correos. Sólo en los nueve primeros meses de 2019 la empresa postal envió 162 millones de paquetes, un 18% más que en 2018 en el mismo periodo.