El Hospital de Laredo afronta «un grave problema» por la falta de anestesistas
«La plantilla médica está mermada en todas las especialidades, el personal se siente abandonado; Sanidad tiene que tomar medidas urgentes», defiende el sindicato CSIF
05 de Mayo de 2022
CSIF Sanidad Cantabria

La falta de médicos que arrastra el Hospital de Laredo desde hace años está llegando a un punto «tan preocupante» que en la actualidad sólo dispone de tres anestesistas para cubrir guardias (de los cinco que rotan, dos se han quedado de baja recientemente), la lista de espera para primera consulta de Cardiología supera el millar de pacientes, está a punto de quedarse sin neumólogos y se ha suprimido de la cartera de servicios la opción (incorporada hace poco) de poder acudir a un dermatólogo. «El deterioro de la plantilla ya es intolerable. El Servicio Cántabro de Salud (SCS) no ha sabido planificar el recambio generacional ni incentivar los puestos de trabajo de este hospital comarcal que necesita un impulso de forma urgente. Ya no se puede esperar más», critica Margarita Ferreras, presidenta del sector de Sanidad del sindicato CSIF en Cantabria. «El personal, sobrecargado por la ausencia de sustitutos, se siente totalmente abandonado porque no ve soluciones», dice.

Los usuarios, que son los que sufren sus consecuencias, pusieron de manifiesto su disgusto en el último informe anual de quejas, donde Laredo fue el hospital que salió peor parado, al acumular el doble de las reclamaciones registradas en 2020 (hasta 1.543 pacientes plasmaron por escrito su descontento), la mayoría por «una cobertura médica inadecuada». El propio consejero de Sanidad, Raúl Pesquera, reconoció nada más tomar posesión de su cargo que era un asunto que había que abordar «cuanto antes», pero «lo cierto es que las bajas en la plantilla han ido a más y no se han tomado medidas», lamenta Ferreras. Una situación que no oculta la gerente, Mónica Hernández: «Estamos ante un problema grave y complejo. Tenemos que incorporar profesionales lo antes posible para atender bien a nuestra población. Desde el SCS se está trabajando para atajarlo y poder garantizar la asistencia, al menos mantener los servicios que tenemos y no prescindir de ninguno». Que una especialidad crucial, como es la de Anestesiología y Reanimación, tenga una plantilla coja implica que se ve condicionada la actividad quirúrgica del centro. Un contexto en el que se incluyen los partos. «Todavía no se han tenido que interrumpir cirugías, pero si esto se prolonga...», advierte la gerente. Ya el pasado verano Laredo tuvo que derivar a Valdecilla los partos programados al quedarse en cuadro el equipo de anestesistas, entre vacaciones y bajas. «En este momento, no está encima de la mesa repetir esta medida», aclara Hernández, aunque es una posibilidad que sí se contempla entre los profesionales afectados, «porque no dan más de sí», insisten desde CSIF.

«El deterioro del Hospital de Laredo se arrastra hace una década, el SCS no ha sabido planificar el recambio ni incentivar sus plazas» Margarita Ferreras. Sindicato CSIF

Ferreras insiste en que «si no encuentran médicos para cubrir esas ausencias en Laredo (aquello se planteó como una opción voluntaria), tendrán que articular otros mecanismos para garantizar la asistencia, porque la realidad es que toda la plantilla de Laredo está mermada de facultativos. El caso de los anestesistas es el más grave, la punta del iceberg. Con sólo tres disponibles para guardias (de un equipo de once), tendrían que hacer diez al mes cada uno, ¡es una barbaridad!», señala la responsable de Sanidad dentro de CSIF.

El caso de Dermatología es distinto, porque se trataba de una prestación que se quería «aproximar» al hospital comarcal, que no la tenía en su cartera. Pero el intento se ha frustrado también por el déficit de personal.

Fuente: Diario Montañes 5/5/2022