Sobre el futuro Sexenio Docente
26 de Octubre de 2020

Os informamos que el 22 de octubre ANECA publicó la noticia de la reunión mantenida con el Ministerio de Universidades y CRUE para abordar la implantación de un Sexenio Docente.

En esta reunión ANECA ha recibido el encargo del Ministerio de Universidades de impulsar la puesta en marcha del futuro Sexenio Docente, sobre la base del Programa DOCENTIA, que evalúa la calidad de la actividad docente del profesorado universitario.

Según lo informado por ANECA, el PDI podrá ser evaluado en su labor docente por las universidades y quienes obtengan el grado de excelente, sobre la base del programa DOCENTIA, podrán solicitar el reconocimiento en la futura convocatoria de sexenios docentes. Este sexenio docente sería adicional al “quinquenio docente” y a otros tramos autonómicos existentes.

ANECA propone actualizar el programa DOCENTIA, liderando la configuración de un grupo de trabajo integrado por personas expertas a propuesta de todas las agencias y de CRUE. Está previsto que a finales de noviembre se hagan públicos los nuevos criterios y se puedan implantar a partir de diciembre de 2020, posibilitando su aplicación en este mismo curso .

Con la puesta en marcha del Sexenio Docente, se favorecería y completaría la evaluación integral de la actividad del profesorado en sus tres dimensiones: investigación, transferencia y docencia.

Os iremos informando con detalle de todas las novedades que vayamos conociendo relacionadas con la implantación de este nuevo sexenio.

ANECA: triunfalismo en entredicho

Sobre acreditaciones

Hace unos días, ANECA se vanagloriaba de que el 84% de las acreditaciones evaluadas este año en ACADEMIA han sido positivas. Sin embargo, para mucho personal docente e investigador lo que sorprende de estas cifras es que no lleguen al 100% ya que el PDI que pide la acreditación es porque tiene bastantes posibilidades de obtenerla puesto que los criterios son duros pero transparentes. Pero es que, además, ANECA cuando te va a denegar la solicitud te da 10 días para renunciar y que no cuente como presentada (así no tienes la penalización de 18 meses). Y claro, casi todo el mundo renuncia. Las cifras de verdad interesantes deberían ser el porcentaje sobre las inicialmente presentadas.

Otro dato importante es el número absoluto de peticiones. Como los criterios se han endurecido enormemente habría que comprobar que los peticionarios no han disminuido considerablemente, cosa que nos tememos. Este hecho ya fue analizado por CSIF en el informe que se remitió a finales de junio de 2018 en el que se concluía que, “con los datos globales, con el nuevo sistema solo se acreditan un 38% de CU y un 52% de TU con respecto a los acreditados en el sistema anterior”.

Sobre el sexenio de transferencia

Os adjuntamos un muy interesante artículo sobre los nefastos resultados del sexenio de transferencia titulado Transferencia del conocimiento: ¡una cuestión de género?

Transcribimos su Resumen

En 2018, el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades convocó el nuevo Sexenio de Transferencia de Conocimiento e Innovación. Más de un año después ANECA publica los resultados en los que más de la mitad de las solicitudes no habían alcanzado los requisitos para que dicho sexenio fuese concedido. Del análisis de los resultados de una encuesta elaborada por la Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas AMIT se destaca que las solicitudes evaluadas con éxito tenían un mayor porcentaje de aportaciones basadas en la Transferencia generadora de valor económico, mientras que las solicitudes evaluadas negativamente tenían un mayor porcentaje de aportaciones basadas en la Transferencia generadora de valor social. Este resultado explica que haya habido un mayor porcentaje de investigadores que de investigadoras con éxito en esta convocatoria, lo que lleva a la reflexión sobre lo que realmente se considera Transferencia de valores y lo que ha sido evaluado por las distintas comisiones, acentuando inevitablemente la brecha de género, también en la Transferencia de Conocimiento. El análisis de los resultados permite obtener algunas conclusiones relevantes sobre los posibles fallos que ha tenido esta primera convocatoria durante todo el proceso, desde la emisión de la convocatoria hasta la resolución de las solicitudes, con propuestas de mejora para las siguientes.