Segunda muerte en menos de 15 días en Correos: esto sí que no tiene solución
¬ Un funcionario de reparto de 59 años es la segunda víctima mortal que se cobra el coronavirus en Correos

¬ La muerte nos vuelve a dar una lección: no se puede seguir jugando con el riesgo de esta manera.

¬ CSIF exige al Gobierno cerrar o realizar una verdadera política de servicios mínimos en Correos (no lo que se está haciendo)

03 de Abril de 2020

El coronavirus se ha cobrado la segunda víctima en Correos: un empleado de reparto de 59 años en Madrid que demuestra que, aún con las medidas de prevención, Correos se encuentra en una situación limite, tal y como denuncia la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF). No sólo es el miedo de los empleados, sino el parte médico que, aparte de esta segunda muerte, contabiliza más de 700 positivos y de 2.000 empleados en cuarentena a los que, desde que se inició el Estado de Alarma, no se ha realizado ni un solo test de detección rápida del COVID-19. Una enfermedad que, tal y como informan desde Sanidad, puede ser asintomática. Pero es que los asintomáticos también pueden contagiar o han podido ser contagiados. Y las consecuencias son imprevisibles: ya lo hemos visto.

Hoy no vamos a extendernos más. Hoy no es el día de hacer populismo a costa de una muerte. Pero ha llegado el momento de plantear medidas drásticas en Correos. CSIF desconfía de la política de servicios mínimos que el Gobierno ha planteado en Correos. No es verdad. Lo que estamos haciendo no son servicios mínimos. Los empleados se están enfrentando a riesgos que en el caso de este empleado de 59 años, que se nos ha ido, ya no tiene solución. Hoy ha sido él pero mañana puede ser otro. Esto no es sano. Esto no es humano. Son dos muertes en Correos en menos de 15 días. Son dos muertes que obligan al Gobierno a rectificar, desde ya mismo, su política de servicios mínimos en Correos si es que son incapaces de cerrar. El negocio, que se pierda hoy, no se preocupen. Se podrá recuperar en el futuro. Al final, todo tiene solución. Sin embargo, la muerte de estos dos empleados no. Ya no volverán porque lamentablemente la muerte es lo único que no tiene solución en esta vida. DEP, compañero.