"La vida de un empleado de Correos es más importante que el envío de un Burofax"
# El presidente de CSIF en Correos Manuel González Molina, que acaba de superar la enfermedad del coronavirus, lo explica:

# "Ahora Correos no está para hacer negocio, sino para ayudar a la ciudadanía, y eso se limita a servicios muy concretos".
31 de Marzo de 2020

1 / ¿Qué reprocha CSIF a Correos?

Nosotros reprochamos al Gobierno que nos haya tenido tantos días trabajando sin las medidas de protección. Si hubiese sido Correos criticaríamos a Correos como hemos hecho tantas veces. Es más, criticar a Correos sería lo más rentable, lo más populista de cara al empleado. Pero nosotros estamos aquí para defender a los trabajadores del modo más coherente. Y engañarlo en un momento así sería imperdonable. Hay que decir las cosas como son.

2/ ¿Es razonable que los empleados de Correos sigan trabajando con tanto miedo?

Si no tienen todas las medidas de protección no. No es razonable. Bastante hemos arriesgado ya. Creo que eso es algo que quedará siempre ahí y no se olvidará nunca. Pero si ahora el Gobierno exige cumplir un servicio debemos hacerlo. Y nosotros como sindicato debemos encargarnos de que esos servicios mínimos se respeten y de que no haya en la calle un empleado más de los estrictamente necesarios. Porque ahora, Correos no está para hacer negocio, sino para ayudar a la ciudadanía.

3/ ¿Son los grandes olvidados los empleados de Correos en esta crisis del COVID-19?

Puede ser, pero nosotros no estamos aquí para reivindicar nuestra cuota de popularidad. Eso depende de la sociedad. Nuestro objetivo es la seguridad, reducir los riesgos, porque cada empleado de Correos que sale a la calle se enfrenta a un riesgo que nos inquieta a todos. Nadie está preparado para ir a un trabajo a jugarse la vida. Pero resulta que a Correos el Gobierno le ha exigido un trabajo. Por lo tanto, hay que dosificar las fuerzas de la mejor manera e ir exclusivamente a lo que es muy, muy necesario, nada más.

4/ ¿Qué le debemos pedir al presidente de Correos?

Los empleados tienen la palabra en este caso. Sus deseos son órdenes para nosotros. Hoy me contaba un delegado que un empleado de carteria le decía, 'estoy deseando volver a la normalidad para trabajar todos los días'. Eso es lo que pediría: normalidad, volver a la normalidad.

5/ ¿Por qué no se ha cerrado Correos?

Hay unas reglas que debemos respetar. Pero del mismo modo que nosotros como empleados aceptamos esas reglas, el Gobierno debe cumplir con nosotros. No se puede decir 'no hace falta instalar mamparas cara al público' el 10 de marzo e imponerlas el 31 porque has perdido un tiempo importantísimo en el que no hay más que ver como ha crecido la tasa de contagios en Correos. Y eso es lo grave, porque llegas a casa y puedes transmitir esa enfermedad a todos los miembros de tu familia. Yo acabo de pasar la enfermedad. He tenido relativa suerte pero cuando lo padeces en tu propia carne entiendes mejor que nunca todo lo que te puedan contar.

6/ Por eso es necesario que haya test de detección rápida del COVID-19 en Correos.

Exacto. Si hay herramientas que nos pueden ayudar hay que utilizarlas ahora, que es cuando se necesitan. Y los trabajadores de Correos como empleados que trabajan cara al público tienen derecho a que se les hagan esos test para evitar contagiar y ser contagiados. Se trata de nuestra vida, de protegerla, de atender a lo que realmente es importante. La vida de un empleado de Correos es más importante que el envío de un Burofax. Cuando pase estas crisis ya habrá tiempo para mandar cientos, miles de Burofax. Ahora sólo se pueden admitir los estrictamente necesarios.