Correos entregará hoy 137.000 mascarillas a sus trabajadores
# El Estado de Alarma se endurece pero lamentablemente eso no repercute a Correos

# CSIF desconocía que la actividad de Correos fuese tan importante para el Gobierno máxime con los problemas que tenemos cada año para que pague la financiación del Servicio Postal Universal que nos corresponde por Ley.

# Todos, absolutamente todos los trabajadores, deben tener a partir de hoy mismo todas las medidas de protección en sus centros: geles, guantes y mascarillas.

Correos no va a cerrar a partir de hoy, lunes 30 de marzo. Esa es la realidad que la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) constata a sus trabajadores, porque Correos figura entre los servicios esenciales decretados por el Gobierno. Es más, este mismo lunes los empleados deberán tener en sus centros de trabajo 137.000 mascarillas que es el primer plazo de los dos millones que el Gobierno se ha comprometido a entregar a Correos.

Así que esta es la realidad. No podemos contar otra. El Estado de Alarma se endurece, pero para Correos no cambia nada. Continúa obligado a prestar el Servicio Postal Universal y nada más que eso para acabar con el caos. No hay que trabajar ningún otro producto en un país que, al endurecer el confinamiento, pretende convertir todos los días de la semana en domingo. Así que no trabajar más que eso depende, a partir de ya, de nosotros y de los trabajadores, que bastante se exponen en el día a día frente al COVID-19. No hay más que ver las peligrosísimas cifras de contagios.

En CSIF desconocíamos que la actividad de Correos, en medio de un drama como el que vivimos, fuese tan esencial para el Gobierno. Máxime con los eternos problemas que Correos tiene cada año para cobrar la financiación de este mismo Servicio Postal Universal que, sin embargo, hoy impide a los trabajadores quedarse en casa de lunes a viernes o limitar la apertura de oficinas y centros de trabajo a un número determinado en cada ciudad. Algo que aún no se sabe porque no se ha podido hacer con tanto dramatismo como el que nos envían desde el Gobierno.

Ahora bien, si hay que respetar , hay que respetarlo todo. El Estado de Alarma también exige que cada empleado salga a trabajar con todas las medidas de protección: un apartado que hasta ahora no se ha respetado en Correos y que, a partir de mañana, ya no tendría justificación de ninguna clase. El Estado de Alarma ha entrado en su episodio más cruel y los empleados de Correos se siguen exponiendo para realizar un trabajo que, en general, no va a salvar vidas.