CSIF denuncia la falta de casi 5.000 efectivos de la Administración General del Estado en Andalucía pese a ser plazas dotadas presupuestariamente
ACTUALIDAD | SECTOR AGE
07 de Septiembre de 2022
  • El sindicato lamenta este déficit de personal, que provoca saturación al personal de los distintos organismos y un empeoramiento de los servicios que se ofrecen a la ciudadanía
  • Alerta de “colapso” en el SEPE ante el incremento de gestiones tras la aprobación del real decreto ley con el que se dota de coberturas sociales a las empleadas de hogar

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) en Andalucía, sindicato mayoritario en las Administraciones Públicas y con presencia creciente en la empresa privada, denuncia la falta de plazas sin cubrir en la Administración General del Estado en la comunidad andaluza pese a estar dotadas presupuestariamente.

El vicepresidente del sector de Administración General del Estado (AGE) de CSIF-A, Manuel Santiago, ha calificado de “lamentable y muy preocupante” esta falta de dotación de personal que alcanza la cifra de 4.966 plazas en Andalucía, lo que se traduce en un 16% del total de plazas dotadas económicamente por la Administración central. A juicio de Santiago, “estamos ante un grave incumplimiento del Gobierno central con respecto a la asignación del número de efectivos que debe integrar esta plantilla de trabajadores”.

Según las estimaciones de la central sindical, el conjunto de organismos que incluye el sector AGE en Andalucía: Ministerios, organismos autónomos, agencias estatales, como por ejemplo la Agencia Tributaria, está integrado actualmente por 25.801 efectivos, entre personal funcionario y laboral, una cifra que debería elevarse a 30.767 para dar cumplimiento a los compromisos presupuestarios del Gobierno central con la comunidad andaluza.

El dirigente sindical ha lamentado que esta falta de efectivos esté provocando una saturación de las labores diarias de los empleados y un empeoramiento de los servicios que se ofrecen a la ciudadanía.

A la insuficiencia de personal se une la avanzada edad de la plantilla. CSIF alerta de que un 63% de los trabajadores tiene más de 50 años. Este porcentaje se eleva hasta un 79% en la plantilla del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) y hasta un 84% en la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS). Por contraposición, el organismo más joven es el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), donde el 61% de su plantilla tiene menos de 49 años, siendo los menores de 30 años el 19%.

El dirigente sindical ha criticado la Oferta Pública de Empleo prevista “puesto que apenas va a rejuvenecer la AGE, teniendo en cuenta que actualmente no están cubiertas el 16% de las plazas en las relaciones de puestos de trabajo dotadas presupuestariamente en Andalucía”. El acuerdo alcanzado con el Ministerio de Hacienda para hacer una OPE para AGE de más de 15.000 plazas en todo el país es “raquítico”, a juicio de Santiago, puesto que “para combatir el estado crítico que atraviesa dicha Administración se necesitaría duplicar esta cifra ofertada por el Ministerio y llegar al menos a las 30.000”.

La mala gestión de los recursos humanos por parte del Ministerio está generando, según el vicepresidente del sector AGE de CSIF-A, que muchos servicios no se presten y que sea casi imposible coger cita en algunas administraciones como ocurre actualmente en la Seguridad Social, Tráfico o Policía.

Situación crítica en el SEPE

Además, la central sindical ha alertado que tras la aprobación por parte del Consejo de Ministros del real decreto ley con el que se dota de más derechos y coberturas sociales a las empleadas de hogar, el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) se enfrenta a una “situación crítica” ante la avalancha de peticiones relativas a gestiones asociadas al nuevo subsidio para dicho colectivo. El vicepresidente andaluz del sector de AGE ha manifestado que esta decisión “puede llevar a colapsar el sistema ante la acumulación de tareas que se avecinan y la carencia de personal existente, con el correspondiente retraso en el abono de las prestaciones”.

Por otro lado, como consecuencia del envejecimiento de las plantillas en los organismos que integran la AGE, se registran más bajas laborales debido al deterioro de la salud que conlleva la avanzada edad. Desde CSIF-A critican que la Administración “intente aliviar este estado de cosas derivando gestiones a empresas privadas (gestorías) o privatizando sus servicios”.