Las sedes de CSIF en Andalucía son espacios cardioprotegidos, dentro de la apuesta del sindicato por la prevención del riesgo cardiovascular
ACTUALIDAD | SALUD LABORAL
14 de Marzo de 2022
  • La central sindical cuenta en todas sus uniones provinciales y autonómicas con desfibriladores, que facilitan unos primeros auxilios adecuados en casos de parada cardiorespiratoria

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) en Andalucía, sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, cuenta ya con desfibriladores en todas sus sedes de la comunidad andaluza, dentro de la apuesta del sindicato por la prevención de riesgos laborales en sus centros de trabajo.

De este modo, tanto las ocho uniones provinciales como las uniones autonómicas del sindicato, ubicadas en Sevilla y Granada, se han sumado a la red de espacios cardioprotegidos formada por organismos públicos, empresas privadas o instituciones en Andalucía, a través de la que se facilitan unos primeros auxilios adecuados en casos de paradas cardiorespiratorias, mientras acuden los servicios de emergencias.

Así lo ha destacado este lunes la secretaria de Seguridad y Salud Laboral de CSIF-A, María del Pilar González García, con motivo del Día Europeo de Prevención del Riesgo Cardiovascular, que se celebra con el objetivo de concienciar a la ciudadanía sobre la importancia de la prevención de los problemas de salud de este tipo.

En concreto, CSIF Andalucía ha realizado una inversión superior a los 13.000 euros para disponer de desfibriladores en sus sedes, según ha explicado la responsable sindical, que ha añadido que dicho equipamiento ha llevado aparejada la formación específica, tanto teórica como práctica, para su uso adecuado por parte de personal de los distintos centros de trabajo.

Cada año unas 50.000 personas sufren un infarto y aproximadamente la mitad muere por ello antes de llegar al hospital por parada cardiorespiratoria según datos de la Asociación Española de Cardiología (SEC). Además, durante la pandemia se han duplicado los fallecimientos por infarto y los problemas de salud cardiovasculares se han convertido en una secuela de la COVID-19

La supervivencia de las personas que sufren una parada cardiorespiratoria depende de que se apliquen unas técnicas de reanimación básicas adecuadas en los primeros minutos tras producirse, lo que incrementa las posibilidades de supervivencia en más del 50%, según indican los expertos.
La disponibilidad de un equipo de desfibrilación, que pueda ser utilizado por personal ajeno a la profesión sanitaria con la realización del curso básico para su manejo, se ha demostrado como un recurso eficaz para reducir los fallecimientos por esta causa. Por ello, CSIF Andalucía decidió implantar este tipo de dispositivo en sus sedes en beneficio de la seguridad y la salud laboral de sus trabajadores y trabajadoras y de la ciudadanía, según ha indicado Pilar González.

Generalización de estos dispositivos y más formación
En este ámbito, algunas de las reivindicaciones de CSIF son la extensión y generalización de desfibriladores en todos los centros de trabajo, más formación e información sobre los desfibriladores semiautomáticos y primeros auxilios, así como una mayor inversión en el mantenimiento periódico de estos equipamientos.

Del mismo modo, la central sindical reclama intensificar la vigilancia de la salud para las personas trabajadoras, en especial para aquellas que hayan padecido la Covid19, así como la creación de un registro nacional de centros cardioprotegidos, según ha explicado la secretaria de Seguridad y Salud Laboral de CSIF Andalucía.