CSIF demanda a la Consejería de Salud por vulnerar los derechos fundamentales de los profesionales al no dotarlos de protección
ACTUALIDAD | SANIDAD
31 de Marzo de 2020
  • El sindicato, primera fuerza multiprofesional del SAS, pide ante el TSJA medidas cautelarísimas para que ordene a la Administración que facilite en 24 horas el material de seguridad necesario
  • Previamente, la central sindical ha dirigido escritos a los directores de los centros sanitarios pidiendo equipos de protección y está denunciando ante la Inspección de Trabajo la falta de material

CSIF Andalucía, sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia cada vez más creciente en el sector privado, ha presentado una demanda ante la Sala de los Social del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) contra la Consejería de Salud y Familias y contra el Servicio Andaluz de Salud (SAS) por lo que entiende una “vulneración de derechos fundamentales” en cuanto a la salud y seguridad en el trabajo de los profesionales de la sanidad en la comunidad autónoma andaluza ante la pandemia del Covid-19.

CSIF Andalucía, que es la primera fuerza sindical multiprofesional del SAS, solicita además que, en tanto se resuelve si existe dicha vulneración de derechos en virtud de lo dispuesto en el artículo 15 de la Constitución Española y al amparo de lo dispuesto en los art. 177 y siguientes de la Ley de la jurisdicción Social, se establezcan medidas cautelares para que en el plazo de 24 horas la Administración dote a los profesionales de los medios que necesitan para su protección.

La solicitud que realiza el sindicato afecta a todos los médicos, titulares superiores, enfermeros/as, TCAE, celadores, conductores de ambulancia, auxiliares de enfermería y técnicos sanitarios, personal administrativo al servicio de la comunidad sanitaria, en definitiva a todo el personal sanitario y no sanitario las áreas y zonas sanitarias, tanto hospitales como centros de Atención Primaria, 061, Agencias Públicas Sanitarias y todos los demás centros médicos asistenciales de la comunidad autónoma --públicos o privados-- así como cualquiera otra dependencia habilitada por la emergencia declarada, para uso sanitario.

En la demanda ante el TSJA, CSIF argumenta que “faltan los medios de protección adecuados para garantizar la salud y minimizar el riesgo de contagio entre el personal, lo que ha provocado un índice de contagios entre el personal sanitario, que a día de hoy supera el 22% de los contagiados en nuestra comunidad autónoma. Como venimos diciendo, el alto índice de infección que sufren nuestros médicos, enfermeras, celadores, conductores de ambulancia personal administrativo etc…, se debe a la falta de medios con los que cuentan a la hora de relacionarse con los enfermos infectados”.

Añade que “la situación ha llegado a tal extremo que los profesionales de la salud, a fin de protegerse contra el contagio tan virulento que caracteriza al COVID-19, lo que usan a los efectos de conseguir protección, son bolsas de basura, viseras improvisadas confeccionadas con plásticos y mascarillas de papel, que reciclan dada la escasez incluso de éstas”.

Material que falta

El material que falta y que queda reflejado en la demanda interpuesta por CSIF Andalucía son: batas impermeables, mascarillas FPP3, FPP2 y FPP, gafas de protección, y contenedores de grandes residuos. “Debido al estado de alarma en el que nos encontramos, la solicitud de tales medios se realiza mediante la interposición de “medida cautelarísima”, habida cuenta del peligro que acarrearía, por la mora procesal, la no pronunciación inmediata del derecho que se solicita, según indica la demanda.

Este fin de semana CSIF ha hecho públicas cifras recabadas por el sindicato sobre los trabajadores de los distintos sectores de actividad que han tenido que dejar de prestar servicio como consecuencia de la crisis del Covid-19 en Andalucía. En total han sido 2.238, bien por haber dado positivo (1.007), o bien por tener que guardar cuarentena debido al haber tenido contacto con personas que tenían el virus en su entorno (1.231).

La mayoría de ellos pertenece al sector de la sanidad pública. Concretamente, de los 2.238 que en total han resultado contagiados o guardan cuarentena, 1.669 son profesionales de la sanidad pública (872 contagiados y 797 en cuarentena), lo que supone el 74,57% del total y quiere decir que aproximadamente siete de cada diez trabajadores que han quedado fuera de juego en esta crisis pertenecen al sistema sanitario.

Ante estos datos abrumadores de contagios y necesidad de aislamiento del personal de la sanidad pública, CSIF Andalucía reitera la necesidad de que se realicen test rápidos y masivos entre este colectivo, ya que es una necesidad para que se descarten los casos negativos y los profesionales en cuarentena puedan volver a sus puestos de trabajo en esta situación de emergencia.

CSIF Andalucía ha interpuesto la mencionada demanda ante el TSJA, a la que preceden escritos de sus distintas uniones provinciales a los directores gerentes de centros hospitalarios y sanitarios solicitando el material de protección que falta, así como denuncias ante la Inspección de Trabajo respecto a centros de trabajo donde se han detectado carencias de medios en este sentido.