CSIF niega que el Presupuesto de la Junta de Andalucía para 2023 refuerce los servicios públicos y denuncia carencias estructurales en Sanidad y Educación
ACTUALIDAD| INSTITUCIONAL
28 de Noviembre de 2022

Germán Girela comparece en el Parlamento y cifra en 45.000 el déficit de efectivos en el sector público en Andalucía, incluyendo Justicia y Administración General de la Junta

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) en Andalucía, sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en la empresa privada, ha negado que los Presupuestos de la Junta de Andalucía para 2023 sirvan para fortalecer los servicios públicos básicos en nuestra comunidad y ha cifrado en 45.000 el déficit de efectivos que hay en los sectores de Sanidad, Educación, Justicia y Administración General de la Junta.

Así lo ha puesto de relieve este lunes el presidente de CSIF Andalucía, Germán Girela, durante su comparecencia en la Comisión de Economía, Hacienda y Fondos Europeos para valorar el Proyecto de Ley del Presupuesto de la Comunidad Autónoma para 2023, en la que el responsable sindical ha subrayado que las cuentas andaluzas “no recogen la presunta apuesta firme por lo público de la que el Gobierno andaluz hace gala”.

En este sentido, se ha referido al descenso en 16.000 efectivos de la sanidad si se compara la plantilla media del segundo trimestre de 2022 del SAS con la plantilla media del año 2021, al tiempo que ha cifrado en 12.000 profesionales el déficit de la enseñanza pública para una educación de calidad en los centros públicos de la región.

Además, ha rechazado las externalizaciones de servicios que se producen en ambos ámbitos con el incremento, por ejemplo, de derivaciones de pacientes e intervenciones quirúrgicas a la sanidad privada; o con la ampliación de conciertos educativos en etapas no obligatorias.

En esta línea, Girela ha recordado las movilizaciones que ha iniciado la central sindical, y que comenzaron el pasado 23 de noviembre, bajo el lema “Servicios públicos, lo primero”, con las que “se quieren hacer visible el deterioro de los servicios públicos básicos en nuestra región y de las condiciones laborales de los trabajadores y trabajadoras que hacen posible su prestación”.

El presidente de CSIF-A ha denunciado carencias estructurales en todos los ámbitos de los servicios públicos mencionados y ha apuntado que el sindicato reclama “que el personal de la sanidad se valore y reconozca, que los docentes puedan dar clases en aulas con una ratio razonable que permita una mejor atención a la diversidad, que la Justicia se preste en sedes dignas y con el suficiente personal y que en la Administración General de la Junta no se tarden 18 meses en tramitar la resolución de un expediente para la concesión de la dependencia”, ha ejemplificado.

Germán Girela ha recordado la pérdida de poder adquisitivo que han sufrido en la última década las empleadas y los empleados públicos y que supera el 20%, al tiempo que ha rechazado la subida salarial para el sector público pactada entre la Administración central y los sindicatos de clase --de un 2,5% + 1% vinculado al IPC y al PIB en 2023— “puesto que no reconoce ni su labor realizada frente a la pandemia, ni avanza en la recuperación de una importante pérdida de poder adquisitivo que el colectivo lleva acumulada durante los últimos doce años”.

En este sentido, CSIF-A ha solicitado a la Administración andaluza un “esfuerzo extra” que permita a empleados públicos iniciar la senda de recuperación del poder adquisitivo perdido a partir de los recortes de 2010. Asimismo, la central sindical ha recordado a la Administración andaluza que sigue pendiente de agendar el abono de los tramos autonómicos de las pagas extras de 2013 y 2014.

Igualmente, ha explicado que “en el contexto inflacionista en el que nos encontramos, la Junta de Andalucía sigue eludiendo sus compromisos en lo relativo a las ayudas de Acción Social con sus empleados públicos, tan importantes para compensar determinados gastos o atender la actualización de determinadas contingencias”. “Podemos comprobar como en estos Presupuestos el Ejecutivo andaluz vuelve a reeditar unas ayudas ridículas, evidenciando una vez más su escasa voluntad de avanzar en los compromisos contraídos mediante acuerdos suscritos en 2016 y 2018”, ha precisado.