CONCENTRACIONES Y CAMPAÑAS
11 de Septiembre de 2020

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) Andalucía, ANPE Andalucía y FeSP-UGT Andalucía han acordado un calendario conjunto de movilizaciones al considerar insuficientes los recursos materiales y humanos para una vuelta a las aulas con las máximas garantías de seguridad en el marco actual de pandemia. Las actuaciones comenzarán el 18 de septiembre con concentraciones de delegados y responsables sindicales en las delegaciones territoriales de Educación de la Junta de Andalucía.

Para la siguiente semana las organizaciones sindicales tienen previsto organizar una caravana de vehículos vespertina en cada una de las capitales de provincias andaluzas, a la que se invitará a todo el profesorado, con el objetivo de reivindicar la implementación de las medidas necesarias para dotar de mayores garantías de seguridad a los docentes en el ejercicio de su labor. Asimismo, se llevará a cabo una campaña en redes sociales orientada a demandar mayor seguridad para los docentes andaluces.

Además del incremento de plantilla, los tres sindicatos piden ser partícipes del proceso para destinar los recursos humanos en los centros que lo necesiten en virtud de los estudios que tiene la Consejería al respecto y cuyo contenido reclaman conocer. Inciden especialmente en el refuerzo del personal de los servicios complementarios, como aula matinal y comedor, que es esencial dadas las circunstancias.

Igualmente, demandan la contratación de personal sanitario específico para los centros, que además de labores de prevención y orientación en hábitos de salud, podría desempeñar las funciones encomendadas a la figura del coordinador Covid, con un papel activo de asesoramiento en la elaboración de los protocolos a seguir.

Otra de las reivindicaciones expresadas por los responsables sindicales ha sido la necesidad de máxima coordinación entre las distintas administraciones, por ejemplo, para la adecuación de espacios, y para cualquier cuestión relacionada con las competencias de cada una de ellas en la gestión de la pandemia.

Por otro lado, exigen agilidad y eficiencia por parte de la Administración educativa en dar respuesta y dotar de instrumentos a los docentes para que puedan resolver los problemas cotidianos y las contingencias que se presenten en el marco de esta crisis sanitaria. En este sentido, piden unánimemente confianza en el profesorado.

Planteamiento común

No barajan, por el momento y de cara al inicio de curso, una huelga, atendiendo a un principio de prudencia y al considerar también que no es el sentir de los docentes, que están ahora centrados en las tareas que les competen para comenzar las clases de la mejor manera posible, dadas las complicadas circunstancias.

No obstante, no descartan, llegado el caso, endurecer las movilizaciones y medidas de presión, si lo considerasen conveniente dependiendo del devenir de los acontecimientos y de la respuesta de la Administración, a la que exigen “una verdadera negociación, no sólo que informe a los sindicatos una vez adoptadas unilateralmente las decisiones”.