CSIF anuncia que la plantilla de la Policía Local de Catral rechaza hacer horas extraordinarias ante los continuos incumplimientos del Ayuntamiento
25 de Enero de 2022

El sindicato CSIF quiere informar de que los miembros de la Policía Local de Catral han decidido no realizar horas extraordinarias ante los continuos incumplimientos de los acuerdos alcanzados en las mesas generales de negociación con el Ayuntamiento y por el descontento general de la plantilla con la gestión del gobierno de coalición de APC y PSOE, que perpetua en el tiempo su falta de voluntad para negociar con los representantes de los trabajadores.

Ante ello, y como medida de presión, se ha optado por no seguir realizando horas extraordinarias, algo que es voluntario en todos los casos y que se estaba realizando hasta ahora, incluso doblando turnos por los escasos efectivos que hay en la plantilla, con la carga de trabajo que eso supone para los agentes, los cuales han terminado por saturarse y desmotivarse.

Desde CSIF se quiere destacar que en los últimos cinco años y medio, desde abril de 2016, se habían llevado a cabo solo dos mesas generales de negociación, un derecho constitucional y legítimo de todos los trabajadores, las cuales se debían haber producido cada seis meses de manera ordinaria, como así dispone la legislación.

La penúltima de ellas se celebró en abril de 2021 después de dos años desde la anterior y con varios escritos por medio, solicitándosela al equipo de Gobierno y un escrito al Síndic de Greuges, el cual recomendaba al Ayuntamiento de Catral que en situaciones como la presente extreme al máximo los deberes legales que se extraen del art. 21 de la Ley 39/2015, de Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas.

De todos los puntos que se solicitaron e intentó negociar con el equipo de Gobierno en dicha mesa, y que se llevan reivindicando desde hace cinco años y medio en las anteriores mesas, como son la revisión y aumento retributivo de noches y festivos, realización de RPT, adhesión a la II Norma Marco de FVMP, implantación de la carrera profesional, realización de jornada de 35 horas semanales, entre otras, no se ha aceptado ninguno, ni siquiera se han negociado.

Por parte de alcaldesa en ese momento, Inmaculada Úbeda, del PSOE, se limitó a responder en apenas tres párrafos a cada cuestión solicitada que no se podía atender a lo demandado, sin ningún tipo de informe preceptivo del porqué de esa negativa, e incluso con afirmaciones erróneas, incoherentes y mal interpretadas en base a la Disposición Adicional de la Ley de Presupuestos del Estado. Entre ellas, que para que se vuelva a establecer la jornada laboral de 35 horas semanales se debe cumplir por parte del Ayuntamiento la tasa de temporalidad, que debe estar por debajo del 8%, cuando esa tasa no se refiere a los trabajadores que en este momento se encuentran en esa situación (no olvidemos que en esa situación hay al menos un 80% de trabajadores, pero no ahora, sino de siempre), sino a los trabajadores que se tendrían que contratar de volver a la implantación de las 35 horas semanales, para cubrir las horas que se dejan de realizar.

Con posterioridad, en noviembre de 2021, se volvió a realizar una mesa general de negociación, esta vez con cambio de Alcaldía, con el actual alcalde Juan José Vicente Martínez, en la que tampoco se aceptó ni negoció ningún punto solicitado por el sindicato CSIF, ni siquiera fueron incluidos en un principio, en el orden del día.

Todo ello denota un total desprecio y ninguneo una vez más, por parte del equipo de Gobierno, la coalición formada por APC y PSOE en los últimos ocho años, a los trabajadores y sus representantes sindicales y en concreto al colectivo de funcionarios de la Policía Local, prácticamente de los pocos trabajadores de este Ayuntamiento, que sí han conseguido una plaza en la Función Pública, basándose en los principios de igualdad, mérito y capacidad, mediante una oposición, establecidos por Ley.

Las promesas incumplidas y mentiras a sus trabajadores en estos últimos ocho años han sido la tónica de este equipo de Gobierno, que no ha sido capaz de realizar siquiera una RPT en la que la Administración identifique y reconozca las responsabilidades reales de su equipo humano y analizar y describir los puestos de trabajo (cometidos y responsabilidades), junto a la falta de voluntad negociadora.

Además, la previsión de puestos de agente de Policía Local, mermada en número en cuanto a efectivos, también ha sido deficiente, ya que, desde hace nueve años no se había ofertado ninguna plaza, y en estos momentos tan solo hay ofertada una plaza de agente.