CSIF cuestiona la certificación y eficacia de las nuevas mascarillas FFP2 entregadas por el Ayuntamiento de Zaragoza a los policías locales
El sindicato ha presentado medidas cautelarísimas para evitar posibles situaciones riesgo para la salud
31 de Agosto de 2020

El sindicato CSIF nos hemos visto obligados a pedir medidas cautelares en los juzgados de Zaragoza ante la imposibilidad de llegar a un entendimiento con el Ayuntamiento de Zaragoza por la entrega de unas mascarillas tipo FFPII, que cuando menos presentan indicios fundados que hacen dudar sobre su clasificación y características.

En la guía de actuación en materia preventiva realizada por la Corporación Local aprobada el 6 de mayo de este año, se estableció como EPI de protección respiratoria las mascarillas FFP2 o FFP3 para varios servicios municipales, entre ellos el servicio de Policía Local en las situaciones de exposición de riesgo, es decir, cuando atiende a personas sintomáticas y no puede garantizarse una distancia de seguridad. Recordamos que las mascarillas quirúrgicas evitan contagiar a otras personas, pero no evita que se contagie quien la lleva.

Hasta la fecha el Servicio de Prevención del Ayuntamiento venía entregando al menos una de tipo FFPII semanalmente al servicio de Policía Local, además de unas cuantas más quirúrgicas, pero a partir del 15 de agosto decidió sustituir el modelo conocido coloquialmente como “de pico de pato” por uno nuevo con apariencia de mascarilla tipo quirúrgico.

Esto suscitó numerosas sospechas y quejas dentro de la plantilla que trasladaron a la representación sindical. CSIF con fecha 17 de agosto y 27 de agosto requerimos al ayuntamiento para que se acreditara la certificación de este nuevo modelo de mascarillas tipo FFPII y se dejaran de entregar como medida preventiva hasta que se aclarasen las dudas. Desde el Ayuntamiento se manifestó que las especificaciones contenidas en el etiquetado de las mascarillas son las exigibles y que se haría la consulta al importador.

CSIF entendemos que no podemos permanecer a la espera mientras puede estar en riesgo la salud de los trabajadores puesto que estas mascarillas ya han sido entregadas a los trabajadores y más aún tras las consultas realizadas a laboratorios especializados en ensayos de protección facial respiratoria, quienes nos han manifestado que, a falta de un estudio pertinente, no cumplen con la normativa EN 149:2001 + A1:2009, respecto a la adaptación a la cara, puesto que deben ajustarse facialmente y no tener los huecos que dejan las tipo quirúrgicas, ya que de esto depende la eficiencia de filtrado de las mascarillas, por ello consideramos necesario que se tomen las medidas oportunas lo antes posible.

Ver Galería